jueves, 10 de mayo de 2012

Toque de queda al 15-M o cómo adaptar la Constitución a la coyuntura

Entre los argumentos expuestos por la Delegación del Gobierno en Madrid para limitar las concentraciones previstas para el sábado por el Movimiento 15-M hay dos que llaman especialmente la atención:

-Evitar inconvenientes a comerciantes y turistas, por lo que se fija un límite horario para las concentraciones (lo que recuerda a los toques de queda propios de los regímenes totalitarios).
-Evitar la "mala imagen" que se puede dar de Madrid cuando "los mercados están pendientes de nosotros".

A la vista de semejantes criterios para limitar o impedir la concentración ininterrumpida desde las 00 horas del día 12 a las 23.59 del 15 de mayo, como han pedido los solicitantes, el Parlamento probablemente debería plantearse incluir añadidos en el articulado de la Constitución referido al derecho de reunión, de tal manera que en el artículo 10 del capítulo IV quede claro lo siguiente:

-La autoridad gubernativa podrá modificar la fecha, lugar, duración o itinerario de la reunión y manifestación si ocasiona inconvenientes a comerciantes y turistas, así como si da mala imagen del país a los mercados financieros.

De antecedentes tanto o más escandalosos ya hemos sido testigos.

No hay comentarios: