lunes, 24 de septiembre de 2007

La palabra pierde su silencio

Hablaba tan alto que para escucharle había que abrir bien los ojos, pues de la mudez de su palabra emanaba el más puro y tierno de los mensajes visuales.
Como buen gurmet de la expresión, tenía el don de comunicar con su cuerpo lo que los demás no podíamos transmitir con sonidos, pero se valía de ellos para hacer que sintiésemos en nuestro interior los mensajes que escribía en el aire, la materia prima de la que estaban hechas las sonrisas y las tristezas que dibujaba, con trazo esbelto de elegante artista, en nuestros rostros de rendidos admiradores.
Marcel Marceau no se ha ido. Sólo nos deja un silencio aún mayor del que ninguna palabra pueda expresar.

Muere el mago del silencio
Perfil personal
"El arte del mimo es el grito desgarrado del alma"
Marcel Marceau, en imágenes
El retrato (vídeoentrevista)
__________________________________________________
Da que pensar...
El mimo, al igual que la música, no conoce nacionalidades ni fronteras. Marcel Marceau
__________________________________________________

6 comentarios:

enrique dijo...

Un silencio que llena todos los vacíos. Un saludo cordial. Leo habitualmente tu bitácora y aunque ya se que te mencionaron con el premio Blog Solidario, también lo hice cuando me ha correspondido. Sólo quería que lo supieras.
Un abrazo solidario entonces.

Eifonso Lagares dijo...

Solo con el primer parrafo el post es genial. Es un auténtico placer y un privilegio el poder leer tus post.

Gracias por tus visitas y tus ánimos.

Un fuerte abrazo

vitruvia dijo...

Siempre es triste que alguien dotado de cualquier clase de genialidad nos deje, y en este caso por supuesto lo es.

M. dijo...

No hace mucho leí una entrevista a Marceau en la última de El País. Me pareció un tipo muy interesante, muy reflexivo. No lo disfruté nunca como artista. Saludos.

Guillermo Pardo dijo...

Personajes como Marceau son rara avis, de esos que cuando se van se hace impensable que alguien pueda llenar el vacío, al menos el artístico, que deja. Su genio era tremendo.

Gracias, Eifonso. Siempre me animas mucho. Un abrazo.

Enrique: Te agradezco la nominación, pero no puedo acceder a tu nipobloc para expresártelo directamente y conocerte. Espero que sea posible en otra ocasión.

Saludos y abrazos para todos.

Martín Bolívar dijo...

El arte es universal como este genio desaparecido.