martes, 8 de abril de 2008

Un fenómeno, no un problema

Ahora que vamos camino de tener nuevo Gobierno, tras las elecciones del 9 de marzo, sería necesario empezar a trabajar en firme para tratar la inmigración como fenómeno estructural, no como problema coyuntural, como se viene haciendo.
No debería repetirse, pero parece necesario: los procesos migratorios ni surgieron de la nada ni son propios de geografías o culturas concretas, sino tan antiguos y universales como las personas y sus necesidades. Dado que sus causas están perfectamente identificadas y que migramos para vivir en mejores condiciones y huir de la miseria y la explotación, es hora de afrontar con respuestas adecuadas fenómeno tan intemporal.
La primera que se me ocurre es cambiar el concepto, la imagen, el estereotipo que, por malabarismo político-lingüístico, convierte el fenómeno en problema. Como fenómeno mundial requiere atenciones globales que, en primera instancia, deben tener en consideración el derecho a vivir dignamente y en las condiciones que los individuos y, por extensión los países, libremente elijan.
La segunda respuesta es cambiar la idea de que inmigración va asociada a extranjería y con ello a delincuencia, a suciedad, a mafia, a prostitución. Para empezar, la Ley de Extranjería debería dejar de serlo para transformarse en Ley de Inmigración, tras ser actualizada en el Parlamento, que responda a los enfoques socioeconómicos demandados por la nueva realidad. Del resto debe ocuparse el Código Penal.
La tercera es hacer lo necesario, ya desde la escuela, para prepararse para la transformación radical que experimentará la sociedad española en los próximos años, producto del envejecimiento poblacional y, consecuentemente, del cada vez menor número de españoles en edad de trabajar, lo que exigirá echar mano de la inmigración para garantizar la fortaleza del PIB y retrasar la desaparición del sistema público de pensiones.
No es asunto con el que deba permitirse jugar dialécticamente a los políticos ni bostezar parsimoniosamente a las instituciones.

9 comentarios:

Irreverens dijo...

Pues ojalá los políticos te leyeran con tan buenos ojos como los míos.
:)

Jluis dijo...

Guillermo, no puedo estar mas de acuerdo contigo.

Tocas temas tan centrales como ignorados a la hora de diseñar las políticas de inmigración.

Un abrzote.

Makiavelo dijo...

Deberíamos tener como referente a la propia naturaleza. Pájaros, insectos, peces, etc...incluso plantas, se mueven con absoluta libertad. El hombre en épocas remotas también lo hizo, y como bien dices simplemente para mejorar. Seamos más naturales.


Saludos.

Anónimo dijo...

tienes un blog muy interesante. Totalmente de acuerdo contigo. Trabajo desde hace ya años con emigrantes y ahora, concretamente con la gente que viene en patera y hay que hacer muchas veces una labor soterrada y nada reconocida con los propios compañeros de curro para que se enteren, agggg a veces es agotador, pero hay que seguir jeje (funcionarios!)

BABEL dijo...

Un blog estupendo. Enhorabuena. Te enlazaré en el mio www.vivimosenbabel.blogspot.com

cristobal ramirez dijo...

Yo he conocido inmigrantes y emigrantes de toda calaña, tipo, clase y condición. O sea, como los que no lo son. Lo que sí son es seres humanos, y como tal hay que tratarlos, con sus derechos y deberes. En ese sentido, lo que dijo Zapatero en el discurso de investidura no parece ir en mala dirección.

.:LBF:. dijo...

Jugar dialécticamente con la inmigración, y utilizarla, ya de paso, como arma arrojadiza, es a lo que hemos tenido que asistir durante la pasada campaña electoral. Un tema demasiado delicado y complicado para ser tratado de forma tan irresponsable, a mi entender, por unos políticos a los que se les supone cierto nivel. Ya veremos que nace en el futuro de esa simiente tras haber sido puesta en algunas seseras.

Felicidades por el blog.
Un saludo.

Guillermo Pardo dijo...

Creo, como makiavelo, que la naturaleza debería ser siempre referente para nuestra conducta y aparcar intereses que sólo causan malestar y sufrimiento.
Gracias a quienes me felicitáis por el blog. Los vuestros son buenos también. Lástima no poder conocer el de "anónimo". Gracias a todos por vuestras visitas y comentarios. saludos.

Nanny Ogg dijo...

Yo me canso de discutir con ciertas personas y tratar de explicarles que el problema no es el emigrante,pero hay personas que son como paredes en las que cualquier razonamiento rebota.