sábado, 2 de agosto de 2008

Muros

Nos hemos acostumbrado a vivir encerrados. Las paredes del propio hogar, muros al fin y al cabo, ya no son suficientes para sentirnos a salvo.
Por ese motivo, los Estados levantan muros bajo el pretexto de que se nos proteje mejor, de que se salvaguardan nuestros derechos y privilegios.
Ya no se firman alianzas contra el mal, que parece haberse esfumado, sino contra la necesidad, ese enemigo harapiento y pellejero que los neo creen alimentador de temidas ideologías revolucionarias, olvidando que ni Marcuse creía en ellas.
Los muros, viejos y nuevos, son en realidad refuerzos de la desconfianza y el miedo a convivir y compartir, portazos oficiales y colectivos para los que no tenemos respuesta, sino aplausos en forma de votos cada vez más teledirigidos por maquinarias propagandísticas bien engrasadas.
Esos muros son difíciles de superar, pero más difícil es superar la claustrofobia y la falsa sensación de seguridad que nos producen.

10 comentarios:

the stock market dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ad astra per aspera dijo...

y por qué necesitamos tantos muros, guillermo?

Manuel Ortiz dijo...

Y ya qué más dan los muros físicos. Si estos se derriban (Berlín) se levantan otros, igualmente repugnantes en forma de leyes (Berlusconi) contra la pobreza, contra la desesperación, contra las ganas de abrirse un hueco en el mundo. Contra la inmigración pestilente carente de dinero, que los inmigrantes ricos siempre tendrán abiertas las puertas de nuestro inmaculado paraíso.

Yass dijo...

Abajo todos los muros de la verguenza!!!

lully desnuda dijo...

Me haces redordar el muro de Berlín y las barreras que han puesto los Estados Unidos para evitar que emigrantes lleguen desde México, Canada y otros países.

Besitos amistosos!

Aldabra dijo...

Leyendo tu texto (como siempre muy bueno y que cala hondo)no hago sino reforzar mi idea de que todos llevamos dentro mucho miedo (a miles de cosas). Sólo hay que rascar un poquito bajo la superficie. Y algunos se protegen tanto con muros tan gordos y tan altos que se ahogan en su propio espacio.

Por eso los muros.

Bicos,
Aldabra

Guillermo Pardo dijo...

Ad astra: No sé qué responderte. No encuentro una única respuesta.

Manuel: Creo que sí importa que se levanten muros, que yo no relaciono con la protección personal, sino con la idea de falsa seguridad que nos transmiten. Vivir convencido de que se está a salvo es una de las formas más estúpidas de sucumbir.

Lully: Hace tiempo que no tenía noticias tuyas. Me gustó mucho tu texto "Colombia al desnudo". Gracias por la visita.

Aldabra: Vivir con miedo es inevitable y creo que, en cierto, modo bueno. Nos mantiene expectantes, despejados, activos. Es la adrenalina de los sentidos.

Saludos a todos y gracias por vuestras aportaciones.

Francisco O. Campillo dijo...

¡Qué casualidad!
Acabo de preparar un post sobre Muros y Galeano que publicaré mañana. Y hoy, os dejo este enlace a un vídeo que tal vez nos haga reflexionar
http://www.todosconelsahara.com/video3.asp
Un abrazo solidario.

P.S. ¿Sabéis cuál es el segundo muro más largo del planeta, sólo detrás de la Gran Muralla?

Alicia Mora dijo...

Nadie podrá con las ideas ni con la libertad, por mil muros que se levanten...es todo una falsa, como dices tu, de sensación de seguridad y el miedo como arma de guerra psicológica.
Un abrazo Guillermo.

Alicia M dijo...

Francisco: el muro del Sáhara....