viernes, 7 de mayo de 2010

Si conocieran a Séneca...

Así vio Forges el encuentro de Zapatero y Rajoy en la Moncloa

Si de verdad hubiese interés por la enseñanza no estaríamos hablando ahora de pacto educativo, porque hace ya tiempo que se habría llegado a un acuerdo para garantizar la mejor formación posible para las futuras generaciones.
Si de verdad hubiese interés por la enseñanza no escucharíamos ahora las estupideces de los políticos, con Zapatero y Rajoy a la cabeza, para justificar lo injustificable: que no quieren llegar a acuerdos en nada.
Si de verdad hubiese interés por la enseñanza hace tiempo que la universidad habría dejado de ser el contenedor de basura social en que la han convertido por el afán de llenar las facultades rebajando escandalosamente el grado de exigencia y selección de alumnos y profesores.
Si de verdad hubiese interés social y político por la enseñanza se reduciría drásticamente el número de niños españoles educados por la televisión, el más elevado de Europa.
Si de verdad hubiese interés por la enseñanza se impediría que llegasen a la universidad los negados para el estudio, los que acumulan más suspensos que notables y los vagos que agotan convocatoria tras convocatoria sin el menor resultado académico.
Si de verdad hubiese interés por la enseñanza las facultades de Letras no serían relegadas a un mero papel testimonial en aras de un pragmatismo erróneamente entendido y orientado a formar técnicos carentes de capacidad para la crítica y sobrados de estímulo para el medre fácil.
Si de verdad hubiese interés por la enseñanza, la filosofía, la literatura, la gramática y la historia volverían a tener un lugar destacado en las aulas para hacer de niños y jóvenes futuros ciudadanos educados y formados con las mismas claves en que se educaron y formaron los que nos dejaron los mejores tratados de filosofía, los mejores textos literarios, los mejores estudios gramaticales y las mejores crónicas del mundo; es decir, los que de verdad contribuyeron a hacer sociedades mejores.
Si de verdad hubiese interés por la enseñanza, los líderes sociales de mañana conocerían a Séneca el viejo y sabrían, como él, que no vale la pena saber nada si no es para enseñarlo a los demás.

4 comentarios:

Gloria dijo...

Me parece muy acertado todo lo que dices, pero sobre todo el párrafo final. Se lo dice alguien que se dedica a la enseñanza.

Guillermo Pardo dijo...

En realidad, es una pena que haya que dedicarse a la enseñanza para darse cuenta de estas cosas.
Gracias por la visita y el comentario.
Saludos.

santi dijo...

Suscribo todo lo que dices, pero sobre todo la cita final, "no vale la pena saber nada si no es para enseñarlo a los demás". saludos.

Aldabra dijo...

este tema de la "¿enseñanza?" me ha estado tocando la moral mucho la semana pasada por un problema que tuve en el instituto con mi hija.

las instituciones son muros contra los que mayoría de los mortales nos encontramos cuando buscamos en ellas una respuesta.

¡que pena! ¿los que están en el poder no se dan cuenta que ellos (en otros campos) también son ciudadanos de a pie?

Me encanta lo que dices acerca de las Facultades de Letras, que parece que hoy en día ya es una rareza que alguien estudie Filosofía, cuando es una carrera verdaderamente importante, pues para mí la Filosofía es, sobre todo, pensamiento. Y si todos pensáramos más y mejor las cosas que hacemos el mundo sería más humano.

biquiños,