lunes, 30 de mayo de 2011

¿Por qué el Movimiento 15-M se equivoca al mantener ocupadas las plazas?

Las asambleas del Movimiento 15-M celebradas ayer votaron por que se mantengan las acampadas en las plazas en que se habían asentado, para demostrar que la protesta por la crisis y sus consecuencias no es flor de un día ni un acto vinculado a las elecciones, como sus detractores vienen repitiendo hasta la saciedad para desprestigiar el movimiento.
Sin embargo, creo que mantener las asambleas y los campamentos en las plazas del centro de las ciudades es un error que se puede volver contra el propio movimiento, lo que de hecho ya está ocurriendo. En mi opinión, el error se fundamenta en lo siguiente:

1.- Mantener una acampada de estas características por tiempo indefinido, especialmente en la vía pública. Por cuestiones de imagen, de higiene, de respeto, de consideración hacia quienes sufren las consecuencias, de logística, de salud pública...
2.- No atender ¡¡¡las súplicas!!! de los comerciantes de la Puerta del Sol, que deberían haber servido para reflexionar sobre los perjuicios que las acampadas en ese y en otros lugares causan a los demás. Muchas personas no entenderán que se reclamen derechos para unos mientras se conculcan los de otros, pudiendo evitarlos.
3.- Obviar que el Gobierno se verá obligado a intervenir y que utilizará a la policía si es necesario. No prever las consecuencias puede llegar a ser tan irresponsable como la orden que desencadenó la carga policial en la Plaza de Cataluña.
4.- No considerar que los actos de vandalismo y delincuencia que se están cometiendo en las zonas de acampada recaen sobre los propios acampados, deterioran su prestigio y el del movimiento al que representan.

El primer objetivo del movimiento -hacerse visible- se ha alcanzado con éxito. Ya no es necesario acampar -otra cosa es manifestarse- en pleno centro de las ciudades para captar la atención de la sociedad ni para acaparar espacios en redes sociales y medios de comunicación. Las asambleas pueden celebrarse en amplios espacios cerrados o abiertos, donde hay menos posibilidades de que afecten a la convivencia y más certeza de que dejarán sin argumentos a sus detractores.

Otras opiniones:
En la boca del lobo: La asamblea de la asamblea
El fondo del asunto: Cómo cargarse una buena idea en cuatro cómodos pasos
Quien mucho abarca: El consenso y la vulnerabilidad
Piju$ economicus: De asambleas y acampadas
Enrique Dans: El futuro y los partidos políticos frente a la #spanishrevolution

3 comentarios:

Aldabra dijo...

Igual que empezaron este movimiento, deben ser ellos, los que de forma pacífica, lo den por terminado, al menos en cuanto acampada se refiere, como bien los explicas.

De acuerdo totalmente. Lo del otro día no tiene justificación.

biquiños.

Kaplan dijo...

Totalmente de acordo con vde. Non é de recibo que as prazas vaian estar ocupadas sine die, cómpre outro tipo de mobilización agora que xa se fixeron visibles. Se un día apoiei as concentracións, agora apoio que se levanten os campamentos.

entrenomadas dijo...

En estos momentos se está debatiendo en dejar la acampada hasta final de esta semana. Dar tiempo a trasladar las reuniones a las asociaciones de barrios, a los lugares comunes. Plantear objetivos concretos y seguir reundiendose periódicamente en la calle, una vez al mes.

En mi ciudad, tengo que decir que los comerciantes se van a poner a llorar cuando se vayan los acampados. Nunca, jamás, habían vendido tantos bocadillos, cafés, zumos, helados en su vida. Y la limpieza es un ejemplo. No sé si sabes que las plazas se limpian con fregona, sí, has oído bien.


Yo también quiero que se acabe la acampada, pero no deseo echar dardos sobre la gente que está allí, prefiero intentar entender, tal vez por eso voy allí y escucho directamente.

Un kiss,

Marta