lunes, 17 de diciembre de 2007

¿Qué tendrán esos tipos en la cabeza?

Hay que estar muy mal del coco, y del alma, para descerrajarle un tiro en la cabeza a alguien a quien se ha amado en un momento dado o para burlarse del débil por el simple hecho de serlo.
Un fulano, al parecer borracho en ese momento, decidió que a él nadie le jode, ni siquiera un antiguo amor, y para demostrarlo actuó sumarísimamente y con la frialdad de que sólo son capaces los acostumbrados a manejar armas de fuego.
En el juicio tratarán de aplicarle los atenuantes de depresión y embriaguez, que no le impidieron, sin embargo, seguir a la víctima, subir al domicilio, coger la pistola y, sin mediar palabra según se dice en la información, disparar a un blanco sencillo, indefenso, tristemente desprotegido.
Ya he perdido la cuenta de tanta locura machista. Me da igual que hayan sido ya 74 que 7,4 las mujeres asesinadas por esos locos con vitola de hombres. Los hombres de verdad no somos así, sino personas que vivimos con alegría el presente y esperamos con esperanza el futuro. Hombres que provenimos de mujeres, que nos cuidan y enseñan, que nos aman y se enorgullecen de nosotros. Somos hombres, no escoria, gracias a ellas.
[+] La Voz de Galicia

“No tiene amigos de su edad, pero a veces lo llaman para que haga de monigote o de payaso…”
La frase se refiere a un muchacho de 21 años, con una minusvalía del 40% y mentalidad de cinco años, que ha sido vejado por un grupo de menores que luego colgaron en Internet el vídeo en el que mostraban sus maliciosas fechorías.
¿Qué tendrán estos niñatos en la cabeza para abusar de quien no puede valerse? ¿Dónde aprenden tales vilezas y cómo es posible que puedan airearlas con tan pasmosa facilidad?
La familia del chaval agredido es generosa y se conforma con que los culpables sean castigados con trabajos comunitarios.
Añado: ojalá llegue el momento en que la vida les haga sentirse en deuda con su víctima.
Los hombres de verdad no pueden crecer así.

6 comentarios:

Viguetana dijo...

Siempre me quedo tan compungida tras leer estas cosas que no sé ni qué decir...

Waiting for Godot dijo...

Es triste escuchar esto. Besos.

Jluis dijo...

Y las historias se repiten.

Agresividad, violencia y humillación son los síntomas de un mal que habrá que buscar en las bases de esta sociedad individualista, competitiva y literalmente desquiciada

Un abrazote

Alicia dijo...

Como dice Jluis estamos en una sociedad donde hay una imparable pérdida de valores, en todos los sentidos...y para eso es fundamental la educación.
Pero resulta que ahora, el sistema educativo es una mierda, como lo califican muchos padres.,osea que..más adelante hay más.
Saludos Guillermo!
Lápices

Desesperada dijo...

ni yo. de hecho había hecho una entrada sobre la mujer, pero decidí borrarla, ya tengo bastante por hoy en mi blog con lo de las separaciones...

Guillermo Pardo dijo...

Desde luego parece necesario recuperar valores como el respeto, y para eso hay que incidir y profundizar en la educación. Y que los padres se ocupen de sus hijos!!!. Saludos y gracias por vuestras aportaciones.