martes, 12 de febrero de 2008

El matiz del rímel

Oyendo hablar a algunos políticos no queda más remedio que pensar que han perdido la brújula y que les da igual el daño que puedan hacer con tal de gastar poltrona.
Tengo un problema personal con ellos. Siembran discordia porque creen que metiéndonos el dedo en el ojo pueden dejarnos tuertos y faltos de perspectiva a la hora de depositar la papeleta en la urna, pero también porque su obligación, que como candidatos a representar la dignidad del Estado no cumplen, es esparcir semillas de concordia y empeñar el honor, y hasta el prestigio personal si fuese necesario, en defender la justicia social y al débil, al tiempo que evitar convertir a quienes les votan en cómplices de su bajeza moral.
Pretender convertir a los inmigrantes en chivos expiatorios de los males del país es tan poco riguroso como decir que España no es la primera potencia económica mundial por culpa de los políticos. Como el rímel sombreador de ojos, los matices son importantes: ayudan a trazar la senda intelectual que habrá de alfombrar la autopista de nuestras opiniones. Y ahí es donde los políticos de bajo perfil moral pretenden horadar baches.
Si a alguien afecta la desaceleración económica es precisamente al débil, sea o no inmigrante, y si alguien se va a ver especialmente perjudicado por un clima desestabilizador ése será el inmigrante, que tiene que vivir sus días con la pesada cruz de conservar su cultura y aprenderse la ajena en tiempo récord para ser un inmigrante ejemplar, cuando, como todo el mundo sabe, lo que deberíamos tener son políticos ejemplares.
Los políticos tienen la obligación de apoyar el esfuerzo integrador con la comprensión y la compasión debidas hacia quienes lo sudan. Por todos y por sí mismos, aunque sólo sea por honrar la memoria de sus antepasados, que antes de establecerse también tuvieron que ganarse las gachas en tierra extraña
.

11 comentarios:

Martín Bolívar dijo...

La última frase es un remate de la entrada perfecta.

entrenomadas dijo...

Algún día en el futuro cuando alguien vea las viñetas de "El Roto" verá en ellas lo que ahora vemos en las pinturas de Goya. La historia en una imagen, en una frase, en un instante.
Tengo varios libros suyos y admiro mucho su trabajo.

Excelente post.

Alicia dijo...

Genial post Guillermo...creo que hay partes que las he pensado yo!! Cierto es que algunos politicos han perdido el norte, todo vale, todo tiene precio..es repugnante.

Estamos en sintonia.
Un abrazo muy fuerte!!

Jluis dijo...

Gillermo, entre esos tipos y yo... pues lo mismo, que hay "algo personal".

Duele verlos echar personas a la hoguera; duele escucharles promesas vanas; duele también ver como tratan de comprarnos con cuentas de vidrio. Duele verlos tan lejos de la realidad.

En fin... me voy con mis dolores. ;-)

Un abrzo.

banderas dijo...

Este post me ha parecido sencillamente maravilloso. Me identifico plenamente con lo expuesto y sólo quisiera incidir especialmente en el hecho que has señalado en el último párrafo.

¡¡Qué pronto se le ha olvidado a mucha gente que hasta hace pocos años fuimos un país fundamentalmente emigrante!!

Parece mentira que el político al que haces referencia haya sido Presidente de la Diputación Provincial de Pontevedra... y que se proclame gallego. ¡¡Si en Galicia siempre hemos sido emigrantes!!

Ahora que lo pienso, incluso el Presidente-fundador de su partido es hijo de emigrantes... ¡Claro no es lo mismo emigrante e inmigrante!... la diferencia está en el sentido de circulación ¿no?

Max Webos dijo...

Lo jodido es que el nuestro no es un olvido desinteresado, tiene más que ver con el ''divide y vencerás'' a los muertos de hambre, locales y extranjeros, víctimas de la dualización social, de la precariedad laboral...Que discutan sobre el sexo de los ángeles mientras atacamos sus derechos y tiramos por el retrete la justicia social.

Guillermo Pardo dijo...

Veo que ha calado especialmente el último párrafo del post, quizá porque de algún modo todos sentimos que procedemos del mismo tronco. Sólo los renegados se avergüenzan.
Entrenómadas: interesante comparación entre El Roto y Goya.
Alicia: la coincidencia hace que nos sintamos más cerca unos de otros, menos intelectualmente solitarios.
Saludos y gracias a todos por volver.

Makiavelo dijo...

Espero que se entienda el matiz.

Hay muchos que ahora hacen el gallego al venir aquí con esperanzas de futuro. Miremos hacia atrás, recordemos y actuemos.

Saludos.

Isaac González Toribio dijo...

Muchos políticos quieren, admirado Guillermo, que perdamos la memoria. Son los que se sienten de alguna manera presus de un pasado que construyeron personajes como ellos. No quieren que se hable de los muertos de ayer ni de los incómodos vivos de hoy: pobres, inmigrantes... pero para eso tenemos a mentes lúcidas como El Roto (qué acierto compararlo con Goya), para recordar que no debemos olvidar. saludos

Marta G.Brea dijo...

Hola Guillermo! Muchísimas gracias por pasarte hoy por mi Faro y comentar. Si te parece bien te voy a enlazar, hace tiempo que lo quería hacer.

El Roto es muy grande! Recuerdo una frase suya: "Frontera: dícese del lugar donde termina una locura y empieza otra". Cuánta sabiduría en sus dibujos!

BESOS

Marta G.Brea dijo...

Hola Guillermo! Muchísimas gracias por pasarte hoy por mi Faro y comentar. Si te parece bien te voy a enlazar, hace tiempo que lo quería hacer.

El Roto es muy grande! Recuerdo una frase suya: "Frontera: dícese del lugar donde termina una locura y empieza otra". Cuánta sabiduría en sus dibujos! Y cúanta sabiduría en lo que escribes!

BESOS