jueves, 10 de abril de 2008

Abrir los ojos

Abrir los ojos cada mañana es decidir qué vas a hacer, jugártela a una mano esperando burlar a la otra. Así transcurre el tiempo, con la esperanza de que dé juego para volver a farolear, que no es alumbrar, sino tratar de pasar desapercibido. En esa finta cotidiana se mece la belleza plástica de la curva, incluso el fallido estertor de una pregunta inconclusa.
No hay respuestas, sin embargo, que sacien la sed de mirar, como no hay ojos capaces de aclarar por qué en los párpados se vislumbra el origen del horizonte. Tampoco hay, reconozcámoslo, escapatoria más allá de las caricias que se despeñan por los taludes de la memoria.
En ese desliz dormitan, vulnerables, los hombres ignorantes de que en la partida de la vida, las mujeres son la banca.

12 comentarios:

Waiting for Godot dijo...

Me encanta, y la foto está muy bonita también. Besos.

entrenomadas dijo...

Bellísimo, Aunque "esa banca" a veces es poco visible o está llena de niebla.

M

Nanny Ogg dijo...

Lástima que esa "banca" que es la mujer, al contrario que la de los Casinos, no siempre gana.

Precioso post.

Jluis dijo...

Una maravilla. Mañana abrir los ojos será un reto con calcetines rojos y negros. Gracias

Un abrzote

June Fernández dijo...

Preciosa entrada y foto (sobre la banca, se me ha adelantado entrenómadas)

cristobal ramirez dijo...

Fantástico lo de la banca. Reproduzco una frase de Zsa Zsa Gabor que, en mi humilde opinión, lo sintetiza todo: "Nunca he odiado lo suficiente a un hombre como para devolverle los diamantes que me regaló".

Francisco O. Campillo dijo...

¡Excelente post!

Lo enlazo desde CAMINANDO ;-)

Aldabra dijo...

un texto exquisito por su cuidada escritura...

respecto a que las mujeres son la banca, no coincido contigo... a veces simplemente somos cartas que van de mano en mano... o peor aún, a veces somos cartas marcadas que utilizan los jugadores fraudulentos...

y ya por último... ¿en qué quedamos Guillemo, no me has dicho que con calcetines de rayas no llegaría lejos?... je je je... y ahora pones a la chica de la foto con unas medias deliciosas... te estás contraidiciendo... je je je...

la foto es preciosa y me recuerda a algunas de las fotos que pone mi hija en su blog...

bicos,
Aldabra

Desesperada dijo...

preciosas, la foto y la entrada. un bico.

Makiavelo dijo...

Te quedó bordado, nada que añadir y mucho que elucubrar.

Saludos.

Guillermo Pardo dijo...

Veo que el asunto de la "banca" da juego y me parece que, en el fondo, eso es lo importante: valorar si, en efecto, la mujer es quien "reparte" juego o no. Puede verse desde muchos puntos de vista, el primero de todos y más relevante para mí es el de madre. A partir de ahí, que cada uno lo considere como crea conveniente.
Cristóbal: Pienso como la Gabor. Esos bellacos se lo tienen merecido.
Aldabra: Lo de los calcetines es una concesión a mi gusto por el contraste, pero sigo pensando lo mismo: con patucos cromáticamente tan escandalosos no se puede llegar muy lejos. Ya lo dijo Taillerand: en la diplomacia, la discreción de las medias es fundamental (me lo acabo de inventar, pero podría servir...).
Me alegro de que os haya gustado el texto. Prometo más porque a mí, componerlos, me ayuda a evadirme de mis responsabilidades y a reflexionar sobre temas en los que rara vez pienso.
Gracias a todos por vuestros comentarios y por vuestra generosidad. Abrazos.

Isaac González Toribio dijo...

Abrir los ojos cada día es todo un reto. A mí me cuesta más cerrarlos... Un abrazo