miércoles, 28 de mayo de 2008

Sabático

Una vez conocí a alguien que le gustaría ser sabático.
Me lo explicó mientras se iba borrando en mi presencia y yo trataba de encontrarlo más allá de la mirada.
Hablaba con voz lejana y decadente y gesticulaba con la difuminada parsimonia con que lo haría un amante hastiado sobre la piel que un día sintió fresca.
Viéndolo ante mí me pareció percibir que su tiempo se había ido a dar un garbeo con la tranquilidad de quien aprieta el gatillo de un revólver que sabe descargado.
Cuando se levantó para irse, sus pasos ni siquiera se movieron. Habían claudicado hacía tiempo a sabiendas de que hay deseos más vagos que el guiño de las tortugas.
Ahora, pasado un tiempo cuya historia ya no recuerdo, pienso que aquel tipo ya estaba ausente de sí mismo antes de confesarme sus sabáticos anhelos.

8 comentarios:

Julio Torres dijo...

Hummmmmmmmmm que lugar tan paradisíaco o da imaxe. Así non me estraña que o protagonista da túa historia quixese ser sabático. Rezuma tranquilidade, paz, desasosego, calma, alonxado do mundanal ruído que todo o impregna. Un ruído que penetra e invade todos e cada un dos nosos sentidos, incluido o séptimo...

Un saúdo, amigo
Carpe Diem

Irreverens dijo...

Jo... el lugar de la foto no estará por Nueza Zelanda, ¿verdad?

¿Debemos deducir que te atrae la idea de un año sabático?
:)

Buen post.

Biquiños

Aldabra dijo...

uhmmmm!!... creo que yo también estoy sabática perdida en esa playa mágica...

¡¡que post tan estupendo!!... cuanta fantasía...

me ha encantado lo del guiño de las tortugas... es muy poético, bueno, todo el texto lo es.

disfruto mucho con esta parte tuya más intimista.

bicos,
Aldabra

entrenomadas dijo...

Vaya, tengo una foto muy parecida en la cocina de mi casa. La veo todos los días en el desayuno y pienso en un tiempo sabático cercano. Aunque luego en el autobús se aleja un poco la posibilidad. Debe ser que me falta el guiño de las tortugas...
Lastima.

Bicos,

Eifonso Lagares dijo...

Con estos parajes,yo también quiero ser sabático y si sabes donde hay que apuntarse para tener un año sabático, me avisas, lo necesito. Saludos

3a dijo...

hola, me encanta el relato del encuentro con este ser evanescente y cansado, tan sabático de espíritu que parece borrarse antes de hacerse presente.
Y me han gustado mucho las entrevistas, seguiré pasando,
un saludo,

alba alpha dijo...

Ser sabático, consiguió serlo tanto que ni siquiera se dió cuenta. En ocasiones es necesario serlo para recargarse.

Saludos
Alba

Nanny Ogg dijo...

Viendo esa foto a mí también me gustaría ser sabática :)

Besos