viernes, 29 de agosto de 2008

Fugaces

Cada uno de nosotros nace con un suspiro incorporado que, llegado el momento, nos convierte en mundanos fugaces.
Nadie sabe de qué están hechos los suspiros ni qué poderosa energía exhalan, pero todos imaginamos un posible concepto para definir el suspiro: un gesto, un guiño, un sonido, el aleteo de un párpado...
Quizá el suspiro no sea más que la metáfora de la existencia, una existencia finita que se pierde con fugacidad en la infinitud para ensanchar lo que llamamos conciencia.
Pero, qué curioso, nada hay más inconsciente que la humana creencia de que somos algo más que mundanos fugaces.

7 comentarios:

Martín Bolívar dijo...

Muy buena entrada, íntima, que te llega a tu interior. No sé si ya lo escribí en esta página que recuerdo que mi madre, una aldeana argentina que nació en un rancho de adobe y techo de paja, me dijo una vez que somos una chispita de un gran fuego. Te agradezco los amables comentarios que he recibido de tí, hace días que vengo pensando en decirte, o reiterarte, que sos mi web preferido, mi desayuno diario aunque a veces no deje comentarios por la premura con que empiezo cada día. Siento que recibo la opinión de un periodista de verdad, como debe ser, lo que algunos llaman un profesional. Vos sos mucho más que todo eso. Cordiales saludos.

Aldabra dijo...

me gusta lo del suspiro incorporado, que me recuerda los anuncios esos que dicen "airbag de serie, climatizador incorporado..."

para mi un suspiro es como volver a comenzar, es como arrancar de nuevo el coche para que se ponga en funcionamiento cuando se cala en un semáforo, es como un reinicio en el ordenador...

porque somos tan fugaces que la vida se puede acabar en menos de un suspiro...

bicos,
Aldabra

Francisco O. Campillo dijo...

... y ese suspiro lo pasamos a lomos de un pedrusco que gira alrededor de una estrella -ni muy grande, ni muy pequeña- en el córner de una galaxia mas. Tampoco ella tiene una importancia especial.

Martín Bolívar dijo...

Quiero aclarar, en relación a mi comentario, que a veces la sabiduría popular se puede aproximar, aunque a la distancia, a la reflexión de personas con formación y con conocimientos que, por supuesto, pueden decir mejor las cosas. Como conclusión, tu entrada es universal y ha sido sintetizada magistralmente. La vuelto a leer hoy porque me ha gustado mucho. Cordiales saludos.

Julio Torres dijo...

Se vos fixástedes, coido que sí, gústame rematar os meus comentarios co mesmo dito, dúas palabras latinas que deberiamos ter máis en conta: Carpe Diem (goza de este día). E é que hoxe estamos aquí, pero mañán ¿quen sabe? Hai que aproveitar tódolos momentos felices cos que nos agasalla a vida.

Un saúdo, amig@s
Carpe Diem

Julio Torres dijo...

Por suposto, excepcional reflexión con metáfora incorporada. Ougallá a xente reflexionase e fixese reflexionar sobre cousas series, comno ti o fas.

Guillermo Pardo dijo...

Me alegra que os haya gustado el post y que os haya hecho pensar en cosas tan sublimes. Gracias, Martín, por tus amables palabras.
Saludos y buen domingo a todos.