lunes, 6 de octubre de 2008

Buenas noticias para África

Los europeos, y los occidentales en general, tendremos que cambiar el paso porque después del despegue de algunos países asiáticos, los africanos empiezan a sacudirse las sanguijuelas.
Dos ejemplos: el PIB de un país como Angola, hasta hace seis años desangrado por una guerra civil de treinta, está creciendo a un ritmo anual del 20%, mientras que el de la República Democrática del Congo, cuyo creciminento era hace ocho años de -6% y su inflación de 554%, aumenta a un ritmo del 12%, con una inflación de sólo el 16. Son sólo dos ejemplos, pero no los únicos, sin parangón en el mundo occidental. Son datos de la OCDE recogidos por medios informativos.
Entre las causas de este fenómeno inédito en el continente se encuentra el retorno de miles de personas que en otro tiempo tuvieron que emigrar en busca de formación y oportunidades, un regreso que comienza a hacerse visible ahora que el sistema económico-financiero de los países desarrollados se ahoga en su propio fango.
Estados Unidos y Europa se han nutrido durante décadas del vigor manual e intelectual africano, una fuerza que el segundo de estos continentes reclama cada vez con mayor urgencia como antídoto al declive demográfico y, consecuentemente, a la progresiva falta de profesionales cualificados.
De mantenerse el ascenso económico de África y el descenso demográfico de Europa, la tarjeta azul europea mudará en un preocupante rojo intenso que probablemente se tratará de palidecer, de aliviar, en América Latina. Pero esa emigración, salvo en el caso de España, por afinidad lingüística, tiene pasaporte norteamericano.
Son buenas noticias para África, que ojalá no se queden en simples registros estadísticos.

Migramundo: Expolio de guante azul
Puntos suspensivos: Reforma de la ley de extranjería

7 comentarios:

Francisco O. Campillo dijo...

Leer tu post me ha alegrado el día. Gracias, shukran por ello ;-)

amelia dijo...

casi todos los dias te leo y siempre aciertas. Me alegro por la noticia. Yo estoy trabajando con los chavales de pateras desde el ayuntamiento. Los traen aqui tres meses con cama y comida y luego a la puta calle! Yo cada vez les digo antes que empiecen a buscarse la vida, que ni curso de formación ni nada (aqui hay mucha gente sacando pasta de esto), casi sólo tengo palabras para darles, para que no se desesperen....para que tengan paciencia. Vaya sociedad de acogida de mierda!! asi nos va. Gracias por tus textos. Buen dia

santi dijo...

No soy tan optimista como tú, Guillermo, aunque sí comparto tu opinión de que el futuro de Africa está en gran parte en los inmigrantes retornados, con una cualificación profesional (y ciudadana) que puede ser la fuerza capaz de sembrar para regenerar su sociedad de origen. Espero que algún día se cumpla y veamos un Africa digna de su nombre. saludos.

Alicia M dijo...

Ojalá Guillermo, toda esa gente que ha buscado una educación pueda aplicarla con los suyos. Ojalá.
Un abrazo.

Manuel Ortiz dijo...

Está claro que África, tarde o temprano, ha de salir de su actual marasmo. El proceso será lento y convulso aún. El problema es que en su desarrollo no se pierda su esencia cultural y que el reparto de la riqueza se haga de la manera más igualitaria posible. Pero mucho me temo que la occidentalización del continente será un hecho, con toda la carga negativa que ello conlleva.

Julio Torres dijo...

Boa noticia que Africa vaia saíndo adiante, pero estou dacordo coas claves que da Manuel Ortiz.

Un saúdo, amigos
Carpe Diem

Guillermo Pardo dijo...

A mí no me cabe duda de que África será el continente del futuro, aunque cueste imaginárselo. Lo que me inquiete es cómo llegará a tanto.
Saludos y gracias por vuestras visitas y comentarios.