domingo, 5 de octubre de 2008

Lo que la mano no hace...

... no lo piense la cabeza.

6 comentarios:

Ronsel dijo...

Moi bo! Pero quen pensaría o contrario?

Francisco O. Campillo dijo...

No he entendido este post.
El joven que entra al despacho ¿por qué no ayuda a ese otro chico que sufre ese dolor tan intenso?
Ya entiendo, seguro que fue corriendo a buscar un analgésico.
;-)

Martín Bolívar dijo...

Buena entrada para desayunar un domingo. Las apariencias engañan y en, muchos casos, la discresión y la prudencia son malos consejeros. Salu2.

Julio Torres dijo...

Se está visto que a xente, por natureza ou polo que sexa, é unha mal pensada. Aquí sí se podería dicir aquilo de: "Te lo puedo explicar. Esto no es lo que parece"...

Un saúdo, amigo
Carpe Diem

Guillermo Pardo dijo...

Francisco: la cuestión no es el post, sino la segunda lectura que propician las imágenes. No hay que entender nada, sino comprender que esa manipulación de los sentidos es tan real como la que inofensivamente nos hacen ver.
Saludos y gracias a todos.

Manuel Ortiz dijo...

Y, sin embargo, tendemos a ser malpensados o desconfiados, probablemente porque la vida, la experiencia, nos lleva a ello.

Conclusión: nueve de cada diez que hacían eso, sí estaban masturbándose.