jueves, 22 de enero de 2009

¿244 chinos en un piso? Sí, en Lugo

Resulta difícil de creer, cuando menos de imaginar, pero se ha comprobado que en un piso de Lugo fueron empadronados y residieron 244 inmigrantes chinos, como parte de una trama que les proporcionaba el carné de conducir a cambio de dinero.
Lo que no está claro es si en algún momento llegaron a "convivir" los 244 al mismo tiempo, ni se conoce la superficie del piso. Esos datos no son relevantes para los investigadores, pero sí pueden serlo para el resto de los humanos porque ayudan a construir imágenes y a sensibilizarse ante la desgracia. Podemos imaginarnos a 244 personas alojadas en un pabellón deportivo, por ejemplo, pero difícilmente a semejante número en un espacio de 70 metros cuadrados. ¿Cómo me sentiría yo en tales condiciones?
Las estafas tienen mucho de humillación por lo que tienen de engaño, de burla a la inteligencia, pero el hacinamiento implica un componente de degradación que atenta directamente contra la dignidad personal.
Con esta gente se cometía el doble delito de estafa y humillación, como si no fuese suficiente delito haberles dado el carné de conducir sin que supiesen leer ni escribir en español.
La codicia convierte a los humanos en bestias patéticas, como aquel coordinador de Tráfico de Albacete condenado por señalar, también a inmigrantes chinos, las respuestas del examen de conducir con un bolígrafo: si lo colocaba a la altura de la cabeza, la respuesta era la A; si lo ponía en la cintura, la B y si lo sujetaba con el brazo caído, la C. ¿No es patético?

Antecedentes periodísticos

5 comentarios:

entrenomadas dijo...

Mientras leía este post me ha venido a la cabeza el guión de la película "El Tercer Hombre".
La codicia, la brutalidad, la alienación más absoluta del ser humano que decía Gramnsci.

Bueno, pues "el tercer hombre" y su alargada sombra es algo lamentablemente de lo más cotidiano.

Porca miseria!!!

Kisses,

M

Aldabra dijo...

pues no creo que llegaran a convivir en ningún momento, sería imposible... y además, si ya es dificil convivir con uno, dos o tres personas, imagínate más...

el engaño, el fraude, el timo, siempre es patético y un sinsentido.

bicos,

los pensadores dijo...

muy buen post perdon por pasar rapidito pero es que estamos por salir...

un abrazo..

Anónimo dijo...

Si no fuera por lo patético del caso, habría que recordar el chiste aquel de los tropecientos chinos jugando al fútbol en una cabina telefónica.
Salud
Pierre Miró

Guillermo Pardo dijo...

A mí me cuesta creer que haya gente capaz de organizar tramas semejantes. Quizá confío demasiado en las personas, al menos en algún tipo de personas. ¿Cómo no pueden compadecerse de la miseria y el dolor ajenos?
Gracias por estar ahí. Abrazos.