viernes, 23 de enero de 2009

No lo tires: ¡regálalo!

En tiempos de crisis viene muy bien aprovechar al máximo las cosas, lo que quizá no nos resulte fácil acostumbrados como estamos a tirar lo que creemos no necesitar.
Solemos equivocamos cuando desechamos lo que consideramos superfluo: siempre hay alguien que lo necesita o que es capaz de ver utilidades donde uno no ve más que estorbos.
En nolotiro.com lo tienen claro y ponen a disposición pública un espacio que da nuevas oportunidades a lo que corría riesgo de convertirse en basura, que de ese modo se transforma en regalo.

5 comentarios:

Francisco O. Campillo dijo...

Ahí está MIGRMUNDO...
... siempre atento.

Un abrazote solidario.

Waiting for Godot dijo...

Es algo que llevan haciendo años los holandeses, allá siendo un país con una economía tan buena, hasta compran ropa de segunda mano para bebés, se organizan mercadillos de ropa por un precio muy bajo (simbólico destinados a una ONG) y por prensa y ahora internet te regalan cosas de segunda mano. Incluso lo que no quieres esté en el estado que esté, lo puedes poner en la calle en sitios estratégicos donde la gente los recogerá casi inmediatamente. Y para remate el día de la reina que es la fiesta mas grande del país, la gente monta puestos donde vende a precio barato o regala lo que no le sirve. Un abrazo.

Manuel Ortiz dijo...

Por desgracia, aquí carecemos por completo de una cultura del reciclado. De manera que la iniciativa me parece estupenda, como todo lo que tenga que ver con el aprovechamiento racional de las cosas.

Saludos.

Guillermo Pardo dijo...

Por estos lares siempre hemos menospreciado las cosas usadas, y no digamos las consideradas "viejas". No tienen categoría, solemos pensar y decir. ¡Qué diferencia con lo que nos cuenta Waiting! ¡Y cuánto derroche! Por eso me parece que nolotiro.com me parece no sólo una idea necesaria, sino también solidaria en algunos aspectos.
Gracias. Abrazos para todos.

Aldabra dijo...

Es una idea muy interesante y muy aprovechable, claro que sí, aunque soy de las que tiro pocas cosas. Suelo entregar ropa en cáritas, juguetes aprovechando las campañas navideñas, medicamentos a la farmacia... y el otro día, sin ir más lejos, llevé a una óptica, unas pocas de gafas de ver y de sol que tenía por casa porque las enván a Cuba.

El mundo está muy mal repartido y hay que pensa siempre en los que no tienen.

biquiños.