domingo, 25 de enero de 2009

Sutil diálogo entre amantes irreconciliables

Él (recibiéndola):
-Cada día te veo más vieja.

Ella (acercándosele):
-Y tú estás cada vez más calvo. Llongueras no acaba de encontrarte la fórmula. Es una lástima, tan mono como estabas cuando te conocí...

Él (antes de estrecharla en sus brazos):
-Mujer, no digas maldades. Sabes que siempre he querido envenenarte, pero tú no te dejas. Siempre has tenido fama de estrecha.

Ella (a punto ya de tocar su pecho):
-Percibo que has pasado la noche otra vez fuera de casa. Hueles a leña de otro hogar. ¿Cómo puedo perdonarte si eres capaz de revolcarte con cualquiera con tal de humillarme?

Él (abrazándola):
-Te juro que nunca ha habido nadie más que tú. Mi empeño en apuñalarte sigue intacto, como el primer día. Por cierto, sigues oliendo fatal. Deberías, querida, pedirle al mayordomo que renueve tu fondo de baúl, aunque dudo que encuentre algo adecuado para tu ajada piel.

Ella (apoyando su cabeza en su hombro):
-Siempre has sido cruel conmigo, yo que en todo momento me he esforzado por echarte a los perros, por emponzoñar tu sagrada familia, por aliviar la envidia de tus enemigos y poner en duda la confianza de tus amigos.

Él (susurrándole al oído):
-Quevedo diría de ti, que con soberbia y gravedad caminas, que eres asco, tierra y gusanos.

Ella (mordiéndole el lóbulo):
-Y a ti, amor, te llamaría fantástica escoria eminente.

Él (apartándola con suavidad):
-Disimula, que nos están mirando y fotografiando. Sonríeme y olvídame.

Ella (tocándole levemente los brazos y mirándolo con ternura):
-Cuélgate, por favor. Y ahora, mírame y dime algo bonito. ¡La foto!

Imagen: Benito Ordóñez / La Voz de Galicia

6 comentarios:

Juan dijo...

Has captado muy bien todos los matices y eso que dialogaron en inglés para evitar, precisamente, lo que tú has hecho.

entrenomadas dijo...

Yo me los imagino sirviéndose largas copas de vino con grandes anillos paseando por el borde del cristal.
Luego unos polvos que misteriosamente que caen seguido de un "bebe tú primero,no, no, mejor empieza tú, anda, bebe, bebe".


La escena en la cama me marea, no tengo tanta imaginación, ni ganas de tenerla. Aunque podría ser digna de un Oscar a la mejor peli de terror-policíaca.


No soy de Madrid, pero si lo fuera me merecería algo mejor en la instituciones.


Kisses,

M

June Fernández dijo...

Pues sí, la verdad es que tiene su punto ese amor-odio y hace imaginar todo tipo de perversiones entre ellos, jeje. Cada día nos sorprendes mas. Besos.

Aldabra dijo...

Buenisimo... muy pero que muy bueno. Se les ve una risa falsa ¿verdad?

biquiños,

Guillermo Pardo dijo...

Juan: No sabía eso de que hablan en inglés entre ellos. Los hace más humanos todavía, jajaja. Gracias.

Entre: sí, son personajes muy borgianos. Dan para mucho, literariamente hablando.

June: La verdad es que a quien intento sorprender es a mí mismo, pero me alegra saber que a ti también te sorprendo.

Aldabra: Todas sus risas y sonrisas son falsas. No viven, posan.

Gracias a todos por vuestras opiniones. Abrazos.

Julio Torres dijo...

Patético espectáculo e hipocresía cínica