sábado, 31 de octubre de 2009

Un poco de demagogia, por favor

Imagen de una bobada tomada de Christa is in NYC
A veces resulta sorprendente e incomprensible la pasmosa facilidad con que las personas imitamos lo más superfluo, intrascendente e incluso inútil de nosotros mismos. Bien sea por papanatismo, por idiotez o por no saber qué hacer, con frecuencia superamos nuestro admisible grado de estupidez.
Un grupo surgido en Facebook -en Estados Unidos, claro- parece contar con un éxito arrollador convocando a gente en todo el mundo para hacer algo concreto, que los convocantes cumplen, al parecer, con obediencia. En varias ciudades de España tuvo lugar estos días una cita en la que los participantes "tenían" -sí, "tenían"- que saltar o lanzarse globos, entre otras banalidades. Cuando un transeúnte le preguntó a uno de los participantes qué hacían allí, éste le respondió: "El bobo".
Es incuestionable que cada cual puede hacer de su capa un sayo, pero de ahí a hacer el bobo porque alguien te lo pide es, además, de bobos. Por eso creo que no estaría de más que de vez en cuando hiciésemos un poco de demagogia y exigir y exigirnos el empleo de, al menos, parte de nuestras fuerzas en cuestiones más productivas.
Por ejemplo, en lugar de acudir en masa a un estadio de fútbol a aclamar los indecentes e inmorales multimillonarios fichajes, bien podríamos acudir en masa a la Cibeles o a la plaza de Cataluña -es un decir- a protestar por las abusivas comisiones bancarias y, de paso, exigir un ordenamiento jurídico claro y riguroso sobre la cuestión que incluya una disposición transitoria -o intransitoria- mediante la cual se regulen las inmorales e indecentes jubilaciones multimillonarias con que los bancos suelen enviar a casa a sus probos directivos.
También podríamos emplear el esfuerzo gastado en naderías en exigir a los políticos que, aunque sea por vergüenza torera, dimitan de sus cargos públicos cuando un juez los impute en alguna causa, con lo que ganaríamos por partida doble: adecentar la actividad política y tomar las decisiones judiciales con el respeto y la consideración debidos.
Sobran ejemplos con los que argumentar la defensa de una cierta dosis de demagogia. Quizá aplicándola con moderación y sentido común lograríamos fortalecer la democracia del pueblo, y dar con las puertas en las narices a la democracia de la muchedumbre.

9 comentarios:

Félix Soria dijo...

Me quedado anonadado. Pero hay una palabra gallega que en estos casos suena más contundente para expresar lo que ha sentido al ller tu post: "Abraiado".
Por cierto, más que de naderías en este caso opino que cabe hablar, ¡y sin exagerar!, de estupideces.

Pierre Miró dijo...

Muchas personas que acuden a esos eventos, te dicen, impertérritos, que ellas no van a manifestaciones reivindicativas porque no les gusta seguir a la "masa". (¡!)

Aldabra dijo...

Respecto a mi texto: tienes toda la razón. Lo sé. De hecho tuve dudas en incluir esa frase o no. Pero es que me resulta muy difícil separarme de la "ficción", como bien dices tú, porque mis textos tienen siempre tintes personales, que no digo que sean calcaditos a la realidad, tampoco es eso.

Además cuando escribo este tipo de textos siempre tengo pudor, mucho aunque no lo parezca, siempre tengo miedo de que alguien vea algo diferente a lo que escribí, y que después me digan algo que me haga sentir mal. Tal vez es una tontería o no. Da igual. Si lo escribo es porque lo siento y como lo siento lo publico porque quiero que tal vez haya alguien que lo lea y que pueda encontrar en el texto la liberación que yo busqué escribiéndolo.

Seguro que ese verso me salió por tratar de acercar más el texto a la realidad que a la ficción. Pero repito, tienes toda la razón. Además: Ahora tengo el control es una frase rotunda y no hay nada más que añadir, porque todo lo que añadamos después no le confiere más sentido a lo que ya hemos dicho.

Es un placer que me corrijas, en serio, que seas sincero con la lectura.

Y ahora respecto a tu texto, a la papanatería de la gente... ¿Has visto la película "La clase? Yo creo que se pueden comparar lo que tú comentas y lo que pasa en la película. Parece ser que algunos humanos necesitamos pertenecer a grupos, sentirnos parte de un equipo y tener un lider que nos diga por donde tenemos que ir, tal vez para no pensar por nosotros mismos. Que triste. Tienes toda la razón en que es de una idiotez supina. Pero así somos de absurdos. Nos dejamos llevar por arrebatos estúpidos para no mirarnos en nuestro propio espejo y ver lo que de verdad deseamos porque ésto a veces duele.

Cada vez necesito menos dosis de humanidad y más de individualidad y no es que sea narcisista pero mucha gente me aburre, gente a la que aprecio, lo cual es todavía peor. A veces me siento más acompañada viendo una película, leyendo un libro o escribiendo que hablando con alguien las tonterías de la tele basura...

Tal vez, y ya por último, necesitemos un lider que nos convoque con poder de convicción a manifestarnos por la crisis, por el paro, por la marginación social, por la política... Tuve la "suerte" de vivir aquí en Ferrol grandes huelgas generales convocadas por sindicatos que en aquellos tiempos parecían que luchaban de verdad por los trabajadores, y el sentimiento que vivía mientras recorría las calles con mis padres era indescriptible.

Creo que hoy en día necesitaríamos algo así: CREER, con mayúsculas.

biquiños y que pases un buen domingo.

entrenomadas dijo...

Buenísimo!!!
a mí me produce arcadas próximas al vomito mental y estomacal oír estas gilipolleces.

K,

Marta

entrenomadas dijo...

Oye, lo único que no me gusta del texto es lo de "vergüenza torera".
Jajajaja, be comprensivo with me.

Marta

Antonio Sanjuán dijo...

Bravo, bravo, bravo

Martin Bolivar dijo...

Es la seguridad que da seguir al rebaño.

atuca dijo...

he llegado a esta orilla de la red desde "Entrenómadas" y ha sido un acierto.

Perfecto retrato de uno de nuestros defectos como sociedad de la comunicación.

Saludos,

Max Webos dijo...

Tienes toda la razón. De hecho, si nos preguntamos por el concepto original de demagogia (al menos según lo explica la wikipedia, creo yo que con acierto), vemos que podemos darle la vuelta, tal y como los grandes normbres de la política la utilizan a su favor, podemos descubrir cómo lo hacen y convertir esta crítica en un arma arrojadiza.

Curiosamente, hace un par de días publiqué una entrada sobre la sobreexplotación de término ''demagogia''. Porque es una palabra muy descriptiva, pero que poca gente (afortunadamente, el autor de este blog es una de esas personas) utiliza correctamente.

Un saludo!