sábado, 14 de noviembre de 2009

Morir por amor o vivir con dignidad

No son romeos ni julietas, pero algunos hombres y muchas mujeres acabarán muriendo a manos de sus parejas por "amor", por una idea mal entendida del amor que convierte sus vidas en tragedia, cuando no en comedia.
Comedia parece, desde luego, la negativa de una señora llamada Violeta Santander a reconocer ahora que un señor llamado Antonio Puerta no la agredió ni la maltrató, sino que quien esto hizo fue otro señor que pasaba por allí, de nombre Jesús Neira.
Si esto es así, alguien manipuló lo que recogieron las cámaras de seguridad del hotel en que se escenificaron los primeros pasajes. Los golpes que recibió el supuesto desfacedor de entuertos también fueron pura pantomima y los meses que éste pasó en coma, el resultado del delirante final de esta comedia de capa y espada. Si esto es así, digo, la Justicia debería desmontar tan burdo entramado y enjaular a los actores de semejante vodevil.
La señora Santander tiene todo el derecho a negar lo que quiera y a defender a quien tanto, al parecer, la quiere; pero si su nuevo papel es el de encubridora, debe entender que muchos no estamos dispuestos a mantener con ella un pacto de ficción sobre cuestiones tan serias como las que se juzgan.
En el mismo caso, también debería saber que no hace ningún favor a la gran mayoría de las mujeres, que están dispuestas a vivir con dignidad antes que a morir por amor.

2 comentarios:

Aldabra dijo...

Hay muchas cosas en esta vida que no entiendo y este es un claro ejemplo de una de ellas. ¿Por qué si la vida está llena de cosas buenas nos aferramos a un clavo ardiendo hasta que nos queme la carne hasta el hueso? ¿Ceguera? ¿Sinrazón? En este caso concreto (que no es el de mujeres maltratadas de verdad) yo diría...

Me lo callo que lo que queda por decir es lo mejor.

Creo que la V. iba para diva televisiva pero no cuajó su personaje.

bicos,

Yassin Al-Hussen dijo...

Por amor se vive.. ni se mata ni se muere...

En lo referente a "Violenta" Santander.. Me parece todo tan absurdo que pienso que sobran los comentarios..


Un saludo