domingo, 15 de noviembre de 2009

¿Se busca?

Imagen tomada de xlsemanal.com
No, se respeta.

¿Por qué, entonces, construimos estereotipos y juicios de valor basados exclusivamente en la apariencia física?

6 comentarios:

Im-Pulso dijo...

No quiero hacer juicios de valor sobre un asunto tan espinoso; no porque no tenga opinión --que la tengo--, sino porque carezco de conocimientos científicos suficientes para opinar sin riesgo de equivocarme gravemente y con ello --esto es lo sustancial-- molestar o faltar el respeto a alguien.
Pero hay una pregunta que me ronda la cabeza y cuya respuesta --en mi humilde por personal opinión-- ayudaría a limpiar caminos a la hora de pensar en este y otros asuntos similares:
¿Por qué en tantas y tantas ocasiones hay más interés o preocupación en respetar a los muertos que en servir o ayudar a los vivos?

Francisco O. Campillo dijo...

Lo de Pedro Cavadas es para quitarse el sombrero. En mi opinión, todo un tipo.

Blogs de Katangueiro dijo...

Moi ben, Guillermo. Cousas tan simples e directas como este post son as que fan falta. Xa vivíamos nun mundo pouco solidario, pero a crise está a sacar o peor dalgunhas persoas.

JanuskieZ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Guillermo Pardo dijo...

Im-Pulso: No comprendo la relación de tu pregunta con el post, que sí tendría que ver con lo que escribí sobre los muros. Puede, no obstante, que no quede suficientemente claro lo que quise y lo que quiero decir. Apertas.

Katangueiro: En efecto, as crisis teñen a "virtude" de sacar de quicio moitas cousas que son como son e non teñen volta de folla. Os medos e a tendencia a culpar a outros do que son responsabilidades propias son algunhas delas.

Gracias por vuestras visitas y comentarios. Abrazos.

Aldabra dijo...

No he leído el artículo de XL semanal pero en seguida me dí cuenta de quien era el hombre de la fotografía. Y recuerdo que me llamó la atención su apariencia cuando lo ví en un telediario hace un tiempo.

Desde luego que no da la imagen típica de un médico de esa envergadura porque la mayoría (aunque muchas veces digamos lo contrario) tenemos unos prototipos marcados sobre todo por la sociedad, ni siquiera son conscientes.

Esa imagen, por poner un ejemplo, la asociaríamos más a un artista.

De todos modos la confianza, el respeto o lo que sea no se miden por un pendiente en la oreja, una casaca en vez de un traje o barba en vez de bigote.

¡Y menos mal!

biquiños.