lunes, 1 de marzo de 2010

Conmigo que no cuenten

Desde hace unos días circula una campaña que cada vez que veo algo que me la recuerda me entran deseos de tocar la gaita.
No es iniciativa de una oenegé, pero se presenta como "solidaria" porque pretende corresponsabilizarnos como si todos tuviésemos la misma responsabilidad. Esto lo arreglamos entre todos, dice su lema.
"Esto" se refiere, claro, a la crisis económica, de confianza y de pesimismo que han desatado unos pocos, pero que unos pocos quieren que todos contribuyamos a resolverla como si no fuese suficiente que lo hagamos con congelaciones salariales, despidos y expedientes de regulación, abusos de poder y de confianza, quiebras fraudulentas y legalmente amparadas, especulaciones y corruptelas y corrupciones, subsidios de desempleo, sacrificios personales en multitud de acciones obligadas que nos dejan moral, psicológica y económicamente exhaustos.
Esta campaña tendría sentido si todo ese esfuerzo se viese gratificado con contraprestaciones como que se acabe con los salarios de miseria y se remunere a cada cual según su competencia y esfuerzo, que los bancos devuelvan los millones de euros que nos obligaron a darles para ayudarles a superar la crisis, que los clubes de fútbol paguen a Hacienda y a la Seguridad Social todo lo que nos deben, que quienes quieran dedicarse a la actividad empresarial garanticen que su interés no es meramente especulativo, que la "deslocalización" de empresas sea penada fiscalmente, que las ganancias de los políticos sean de conocimiento público para que no nos tomen el pelo, que se ponga coto a las prejubilaciones injustificadas y a las jubilaciones desmedidas...
Mientras tanto, que arrimen el hombro los que controlan el 80% del PIB y que no cuenten conmigo más allá de a lo que estricta y legalmente estoy obligado. Y si pese a todo quieren más, ¿saben lo que les digo? Pinchen aquí y lo sabrán.

5 comentarios:

santi dijo...

Habría que hacer algo por rebajar el nivel de cabreo que tiene mucha gente ante estas situaciones que explicas en la entrada. A lo mejor una máquina de esas que de vez en cuando dibuja Forges y que permite desahogarse a sus personajes. saludos.

Pablo dijo...

Jajaja. Yo estoy contigo hasta en la peineta. La campaña parte de la idea de que la mayoría de la población es indolente y se acomoda en la queja de que hay crisis, pero no busca soluciones. Me parece hasta una falta de respeto. En nuestra sociedad habrá indolentes y acomodados, pero también emprendedores, digo yo, no me imagino que sea un mal endémico español. Y entre los emprendedores los habrá con mayor o menor capacidad, con más o menos oportunidades y también más o menos libres de arriesgarse. Y así vamos. El listado de empresas que apoyan el vídeo: Telefónica, Iberia, El Corte Inglés, BBVA, Banco Santander, La Caixa, Caja Madrid, Repsol, Cepsa, Endesa, Iberdrola, Red Eléctrica, Mapfre, Renfe, Abertis, Mercadona, Indra y la patronal de la construcción, Seopan. ¿Cuántas veces pensaría "cabrones" un ciudadano medio mientras lee este listado? :)

Pierre Miró dijo...

No hay nada como hacernos creer que todos somos culpables, cuando los causantes se mondan literalmente de la risa y transforman, cómo no, los riesgos en sus oportunidades de forrarse de nuevo. Ahora quieren que consumamos a tutiplén para sacar de la crisis su cuenta de resultados. Los sindicatos e IU proponen medidas para salir del atolladero que el gobierno ignora. Si dicen que se pueden crear de 650 mil a 1 millón de puestos, ¿por qué conformarse sólo con 300 mil en dos años?
Ea, salú y alegría y a no consumir mucha bilis, se agría el carácter.

entrenomadas dijo...

A mí esto me apesta, me pone de un mal genio que no veas. Una mezcla de engañabobos con judeocristianismo de primera. Banco, corte inglés a la cabeza. Escribí un texto tan bestia que no lo subí por recato, pero me da que lo voy a desempolvar.

Ay, qué gilipollas le debemos parecer a los marcianos. Digo esto cuando todo me suena a inexplicable, pero es un sinsentido total.

K,

Marta

Aldabra dijo...

Menos mal que me lo cuentas porque no sabía muy bien de qué iba todo esto de "esto lo arreglamos entre todos".

Y ahora que me lo cuentas me digo: Pues yo no soy ese "todos" porque yo no he estropeado nada, así que nada tengo que arreglar.

No defraudo a Hacienda, nunca lo he hecho.
Cobro mi salario y contribuyo por él.
Trabajo desde los 22 años honradamente y tengo 47.

He ganado mis oposiciones sin utilizar "enchufismo" alguno.


¡¡Quizá hacen la campaña para aliviar sus conciencias!!

biquiños,