miércoles, 3 de marzo de 2010

Skinput: pon una pantalla táctil en tu piel

¿Acabas de comprarte un ordenador, un iPod, un teléfono móvil o cualquier otro aparato con pantalla táctil de última generación? No lo tires, guárdalo como reliquia de un tiempo que no volverá.
Lo último en interfaces lo presentará en abril un equipo investigador de la Universidad Carnagie Mellon y de Microsoft. Se llama Skinput y permite utilizar la propia piel como pantalla para controlar los menús de navegación de los artilugios informáticos más comunes.
El aparato consta de un proyector y de un detector acústico integrados en un brazalete. El primero proyecta imágenes sobre la piel (las manos, los brazos, la espalda o las piernas) y el segundo detecta acústicamente la parte de la pantalla que activas cuando presionas sobre la zona proyectada. Gráficamente, es como si te tocas la punta de la nariz y la señal que se transmite al cerebro ilumina una bombilla que hayas instalado sobre la cabeza. Más o menos.
El detector capta las diferentes vibraciones acústicas que emiten según qué zonas cutáneas, en función de su masa, tamaño, textura, etc. El sistema permite formar pares de frecuencias sonoras en lugares específicos de la piel que Skinput transmite, con tecnología Bluetooth, al brazalete para que pueda ser controlado como si se estuviese interactuando con un ordenador, un móvil o un lector de libros.
El vídeo te permitirá pasar de la imaginación a la percepción.



Fuente: New Scientist

3 comentarios:

Aldabra dijo...

Sinceramente, a mí todas estios nuevos inventos se me quedan grande.

Ayer me decía mi hija que tenía unas amigas que se habían pasado de Movistar a Vodafone y les habían regalado una Blackberry.

Me quedé mirando para ella y le dije: ¿Para qué quieres tú una cosa semejante?. Y ella me contestó: "Para tenerla, para apuntar cosas".

Y ya apostillé: Tengo 47 años, no sé lo que es esso que me estás contando, ni quiero porque no lo necesito para nada. Vivo muy bien así, sin más y seguro que tú también puedes vivir sin ese aparatejo.

¿Hasta dónde vamos a llegar? ¿Por qué no investigan sobre cosas que realmente son importantes en vez de inventar aparatos y más aparatos que cada vez nos aislan más?

No es que esté en contra de la Tecnología, no es eso pero me parece que todo crece a un ritmo demasiado vertiginoso.

biquiños,

Guillermo Pardo dijo...

Tienes razón, el ritmo es demasiado vertiginoso y un televisor que compramos hoy ya está obsoleto mañana. Eso nos indica que hacemos mal en comernos el coco con tanta vanguardia electrónica que, en el fondo, no es más puro márketing. Bicos.

Ingeisht dijo...

Yup, yo escribí sobre el tema y me parece que hay errores por ambas partes, innovadores y consumidores. El que produce tiene por lo general la manía de ser siempre el primero y eso causa muchos tropezones. Muestran esbozos de lo que un producto podría llegar a ser en tal vez décadas. Obvio, quieren ganarse un lugar en la planilla de información. Por su contraparte, es común que el usuario no entienda lo que significa "en proceso", y así como con un teléfono descompuesto, lo que uno lee "batería de alto rendimiento", otro puede llegar a escuchar "ponen en órbita una nave espacial con dos pilas alcalinas".
La tecnología avanza y no se puede evitar. Se puede evitar ser extremista, pero si no se siguen conceptos básicos de la época, el tiempo te puede arrollar como caracol de ruta.
Bueno, esa fue mi opinión. Si alguien desea visitar mi blog, es bienvenido (sean advertidos que es en ingles).
Saludos!