lunes, 16 de julio de 2007

Los demás, esos "kleenex"

Me molesta la falta de empatía y solidaridad en la gente, en esa gente que se toma el mundo como el patio de su casa y no tiene en cuenta que no podría barrerlo si no le hiciesen el trabajo sucio.
Me molesta esa gente que vive de espaldas a la realidad circundante y dormita encerrada en un caparazón que sólo se ablanda por Navidad y está dispuesta a transigir cuando le conviene engordar su cuenta de resultados.
Me molesta esa gente que utiliza el llamado "estado del bienestar" como si fue obra propia y sólo de ellos fuese el derecho a construirlo y a disfrutarlo, a padecerlo y a quitárnoslo.
Me molesta esa gente incapaz de comprender únicamente su "problema", su congoja y su temor al futuro, como si la sangre que emana de las venas ajenas no fuese tan roja como la suya y no estuviese también teñida de los mismos sudores, lágrimas, miedos y sinsabores forjados durante años de penurias.
Me molesta esa gente, en fin, que trata a los demás como siervos, inferiores e insensibles, como "kleenex" que se pueden usar y tirar después de haberlos utilizado en su beneficio.
Me molesta tanta mala leche, pero ni puedo ni quiero prescindir de ella. Le pongo azúcar.

Un ex etarra fustiga a la inmigración
El campus de la FAES, contra la inmigración

¿En qué quedamos?
Los hoteleros catalanes reclaman 3.500 inmigrantes
CajaGranada lidera la concesión de microcréditos

7 comentarios:

Martín Bolívar dijo...

Disfruto de la coherencia y el sentido común de comentarios cómo éste, al que no falta, como debe ser, su cuota de sensibilidad.

Una mujer desesperada dijo...

es que tienes un don para llevarnos a un sitio y de golpe dar la vuelta a la tortilla, ja ja ja. gracias.

Eifonso Lagares dijo...

Según los intereses de uno y de otro dicen si o no a la inmigración y a los inmigrantes. Unos y otros los utilizan para su propio beneficio. Es un post glorioso como tu solo sabes. Un saludo

Jluis dijo...

Tu entrada es aire fresco Guillermo. Aire fresco que me saca del estupor por la lectura de lo que este fin de semana se ha dicho al abrigo de las FAES.

Yo sin palabras y tu con tantas y tan certeras. Y el tema del Serrat, que ni pintado! Gracias.

Viguetana dijo...

Por el interés, te quiero (o no) Andrés.
Muy buena entrada, sí señor.

Guillermo Pardo dijo...

No sé qué deciros. Se me cae la baba con tan elogiosos comentarios. Gracias por estar ahí. Saludos.

June Fernández dijo...

No puedo leer los enlaces. Estoy asqueada de todo ésto, de verdad. Los mensajes xenófobos se multiplican -bajo el amparo de la tolerancia y la libertad de expresión sin límites- tanto en los medios de comunicación como en mi entorno. JLuis nos ayuda a entender los mecanismos psicológicos por los que la gente tiende de manera tan pasmosa a discriminar. Aún así, no me entra en la cabeza como la gente no entiende algo tan simple como que por justicia social tenemos que acoger al que está mal, y además está mal debido a nuestra riqueza. Y menos aún que pueblos históricamente emigrantes como el vasco, el gallego o el andaluz olviden lo que es eso.

La inmigración fue fomentada -por verla como mano de obra barata- por los mismos que hoy la quieren controlar para que sólo cumpla con sus intereses. La soluciones que se plantean son sólo la represión policial, la repatriación, y las cuotas ceñidas al beneficio del capital. Esos neocons amantes de la globalización que no dudan en invadir países y saquear recursos, ni siquiera mencionan la posibilidad de reducir la inmigración contribuyendo a que los países emigrantes salgan del pozo de la miseria. Quería argumentar más cosas pero estoy algo sobrepasada con todo ésto.