viernes, 16 de noviembre de 2007

Bobs 2007: Desconcierto, decepción

Reconozco mi desconcierto, decepción y asombro por la concesión de los Premios Bobs 2007 a la bitácora A mis 95 años. Ni me desconciertan ni me decepcionan María Amelia ni su nieto, quien al parecer hace el trabajo de campo, sino la asombrosa decisión del jurado.
Quizá sean precisos criterios más claros, porque no lo están si nos atenemos a lo que consta en la web de la entidad convocante ni si hacemos caso a lo que dice José Luis Orihuela, miembro del tribunal fallador. Leído esto, todavía estoy más confuso porque lo que se nos comunica es que la subjetividad (“una brisa de aire fresco en el mundo de los blogs”) ha tenido más peso que la objetividad (“Conocíamos blogs de otros países cuyos autores se juegan la vida para escribir en ellos”).
María Amelia -a quien debemos felicitar por el premio, por su moderna concepción de las relaciones sociales y por su jovial espíritu- se merece muchos otros premios por muchos motivos: por su entusiasmo, por su enfoque de la vida, por su encanto personal, por navegar virtualmente a sus casi 96 años y por haberse hecho un hueco en la inmensidad de la Red.
El blog de María Amelia se merece el premio del público, incluso un premio especial, pero no el de un jurado del que cabe esperar criterios más sólidos (“El concurso aspira en primer lugar a fomentar la oferta de weblogs y podcasts de orientación periodística”) que sentimentales (“…esta entrañable abuela gallega se ha convertido en todo un fenómeno mediático…” se lee en el apartado Mejor Blog en Español) para conceder el “óscar” a la mejor bitácora escrita en lengua española.
Estamos hablando de los considerados “óscar europeos de la blogosfera”, ¿o no? Si no es así, retiro todo lo anterior porque le estaré dando importancia a algo que no la tiene: la decisión del jurado y los Premios Bobs.

Actualización: Sábado 17. 15.30 horas

El asunto colea y se agranda, lo que no es de extrañar después de la pifia del jurado. Según como se mire se une y juzga exagerado que se haya otorgado el premio al mejor blog en español a la bitácora "A mis 95 años", una decisión que suena a "complaciente, poco rigurosa e imprecisa". La Huella Digital, ganadora del certamen anterior, se hace eco de las opiniones que merecen tal decisión, como también Islas Cíes Blog, en tanto que Im-Pulso actualiza su post con un jugoso comentario que suscribo.
El señor Orihuela, miembro del jurado fallador, ofrece en su eCuaderno una vaga explicación de sonrojo. No dice por qué el blog premiado ha sido la "revelación" de esta edición, ni por qué el jurado quedó "impactado por la actividad de la ganadora como bloguera" (¿se han leído ustedes, si acaso ojeado, el blog?), ni en qué radica la originalidad de su caso (¿tener 95 años y escribir es original?), ni a qué valor ni a qué cosas de las que "solemos predicar" (¿?) se refiere, ni qué "transparencia" evoca (¿es transparente que se premie a alguien por un trabajo que hace otro?). Dice que las votaciones del público no han influido en la decisión del jurado. Entonces, ¿qué ha influido? ¿Qué ha visto el jurado en esa bitácora para que merezca ser elegida la mejor en lengua española? Después de escribir eso, podría usted haberse ahorrado, señor Orihuela, el último párrafo de su post. Por decoro. Por respeto a la inteligencia (ajena).

Entrevista con la ganadora en adn.es

11 comentarios:

Eifonso Lagares dijo...

Lo dices con mucha delicadeza y finura, pero comparto tal desconcierto y decepción.
Saludos

Waiting for Godot dijo...

Yo pensé lo mismo. Y ella también, dijo algo así como que no le parecía que la hayan escogido por el blog en sí sino por lo que mencionas e incluso a ella tampoco le parece. De todas formas si a mis 95 sigo escribiendo un blog, quiero MUCHOS premios ;) Besos.

banderas dijo...

El sentimiento que expresas creo que es generalizado entre muchísimos lectores y autores de blogs... y lo digo porque he leído varias opiniones en ese mismo sentido. Una cosa es el mérito de la señora o lo sociable que sea y otra cosa es la calidad del blog, que es lo que debería haberse premiado... creo ¿eh?

Bicos ;-)

Otro más dijo...

Pienso lo mismo que todos vosotros. Ha sido un engaño porque ha ganado la idea de una abuela con blog que al final no sabe ni manejarlo, sino que se lo construye su nieto. Ha imperado la anécdota sobre la profesionalidad y creo que ha sido un golpe bajo a los BOBs y a toda la blogosfera.

Julio Torres dijo...

Totalmente dacordo contigo Guillermo. Non quito nin unha coma.

Desesperada dijo...

completamente de acuerdo, guillermo.

Anónimo dijo...

Sabes cuál es el mejor premio a los blog?.
Que te lean.
Saludos, escribes muy bien.

Alicia dijo...

Bueno, no le han dado el premio al nieto? porque el prota es él.
En fin, que considero que la categoría de un concurso se mide por la profesionalidad a la hora de elección de una bitácora y de los blogs que participan.
Y a la vista está el nivelazo.Sin desmerecer a esta señora considero que había otros blogs con un mayor nivel de calidad.,por contenido, por coraje a la hora de tratar ciertos temas,diseño y originalidad...
Saludos

Anónimo dijo...

pues han tirado el supuesto prestigio de los premios por la alcantarilla. bueno, a lo mejor fue una broma, ¿no?

Toñi dijo...

¿Quién dice que el Thinking Blogger Award y el Premio al Blog Solidario no tienen valor? Para mí, desde luego que tienen mucho más que los Bob(o)s. Y después de esta gansada, ¡arreeeaaaaa! No me digais que no es divertido, jajaja.
Por cierto, muy bueno tu blog. Me encanta tu capacidad expresiva y lo bien que te lo montas con las palabras. Besitos.

Guillermo Pardo dijo...

Esta cuestión ha dado para mucho y probablemente dé para más. Veremos cómo se desarrollan los acontecimientos en el futuro.
Saludos y gracias por estar ahí.