sábado, 12 de enero de 2008

"Mi alma mide dos metros"

Su estatura, sin embargo, no llega a los 100 centímetros, pero juega al fútbol americano en el equipo de la Colonel White High School y afirma que su alma mide dos metros. Su corazón, seguramente, otro tanto. Como mínimo.
Nació sin piernas, pero es capaz de correr 36 metros en casi seis segundos y de placar al contrario con el vigor de quien se siente completo, físicamente pleno.
Se llama Bobby Martin, tiene 19 años y dice que dentro del campo “todos los que vestimos la camiseta somos iguales. No hay diferencias, no hay prejuicios. Sólo hay orgullo”.
Si el coraje pudiera valorarse, este chico sería multimillonario, pero quizá ya no sería el mismo Bobby Martin.
Nosotros nos lo perderíamos.

El Mundo Deportivo: texto y vídeo

11 comentarios:

Alicia dijo...

Me he quedado sin palabras.
Impresionante, no sólo por su capacidad física...sino por la superación del cuerpo y alma de este chico.
Un abrazo Guillermo.

Martín Bolívar dijo...

Un ejemplo de lo que se puede lograr con tenacidad, autoestima potente y ganas tremendas de vivir, debemos aprender mucho de este chico para no quedarnos en la comodidad de la vida moderna, tendidos en el sofá y luchar por la vida con la misma capacidad, con la misma garra. Un cordial saludo, Guillermo. Nos vemos.

Desesperada dijo...

maravilloso título, fantástica historia... y, ¿sabes qué? me siento tan cáustica que creo que en España esto sería imposible: no trataríamos igual a este jugador que al resto. somos demasiado políticamente correctos.

Eifonso Lagares dijo...

Impresionante, sin palabras. Con la fuerza de la voluntad y la capacidad de superación se puede llegar a metas impensables.
Saludos

June Fernández dijo...

Es admirable cuando la gente opta por superarse en vez de por autocompadecerse. Y estoy con Desesperada. Además, creo que muchas personas no podrían evitar sentir pena al verle, que seguro que este joven es lo que más aborrece.

nieve dijo...

Hola Guillermo. Que buena noticia!!! Está llena de vida y sin hipocresías. Aunque a veces nos parezca que cada vez vegetamos más que vivimos, hechos como éste nos sacuden para que no nos convirtamos en vegetales.

Un saludo

Julio Torres dijo...

Chapeau ó seu pundonor, valentía e coraxe. CHAPEAU.

Guillermo Pardo dijo...

¡Tremendo el muchacho! Y gran coraje el suyo al mostrarse con esa entereza ante el mundo. Gran lección.
Gracias por vuestras aportaciones.

Irreverens dijo...

Y luego nosotros nos quejamos taaaaaaaaanto.
Gracias por la noticia.

Waiting for Godot dijo...

La primera vez que vi a este hombre, me sentí chiquitica chiquitica, y ahora, me siento igual, es increíble, un ejemplo para todos. Muchos besos.

Guillermo Pardo dijo...

Es para sentirse enano a su lado, desde luego.
Saludos.