domingo, 15 de marzo de 2009

Almodóvar no supera el ataque de nervios

Almodóvar muestra en este corto una visión (¿propia?) de la liberación de las mujeres de derechas en cuestión de sexo, un tópico más que el cineasta manchego aborda con su vulgar y chabacana manera de interpretar el mundo y que nos remonta a sus años de mujeres al borde un ataque de nervios, como si la sociedad, las mujeres, el sexo o el cine no hubiesen evolucionado.
¿No conoce otra manera de hablar de lo mismo?

La Primera ofrece el corto esta noche en Versión española.

8 comentarios:

Juan dijo...

No he visto el corto, lo veré esta noche. Pero he leído a sus fans decir que vuelve a sus orígenes en "Pepi, Luci...", por lo tanto parece ser que no está tan cerca de "Mujeres al borde...". Unos lo endiosan, otros lo denostáis ¿Cuál es el motivo de ambas posturas?

Guillermo Pardo dijo...

Yo no lo denosto. Sólo me resulta repetitivo. Puedo entender que no tenga nada nuevo que decir, pero podría hacer el esfuerzo de hacerlo de manera distinta. En efecto, también con "Pepi, Luci y Bom" le encuentro similitudes, lo que es más repetitivo todavía.
Gracias, Juan. Saludos.

Juan dijo...

He visto la mayoría de sus películas, nunca me han entusiasmado hasta el paroxismo, también es cierto que en Francia es idolatrado y se espera cada nueva película como agua de mayo. Cuando vea esta noche el corto, dejaré otro mensaje con mi opinión.

entrenomadas dijo...

Me has leído el pensamiento y de paso el post que preparaba.

Mira, yo no lo detesto, a mí lo que me pasa con él es que me aburre, me aburre hasta lo infinito. Me huele a naftalina, a bisoño, a moderno cutre, a querer y no poder, a pereza intelectual, a idolatría barata, me aburre hasta el metacrilato.

Creo que si algunas cosas que dice y hace los firmara con otro nombre más de una docena de gente que lo idolatra se lo comería vivo por tontarras y mediocre.

Bueno, lo dejo, esto es personal. Mil disculpas al editor de este blog por si me paso y gracias también por dejarme pasarme.


Yo, lejos, muy lejos de un ataque de nervios.


M

Nacho de la Fuente dijo...

Guillermo, tienes mucha razón. Almdóvar aburre porque lleva 30 años hablando de lo mismo. Su tono barriobajero entusiasma a demasiados medios de comunicación que son el auténtico sustento de un director en mi opinión malo maloso.

Juan E. Tur dijo...

Anoche empecé a ver 'Volver'. Ya no recuerdo cuál fue la última película que vi de Almodóvar, pero hacía tanto y desde entonces había escuchado tanto y tan bueno -en especial de este film- que esperaba algo magnífico. Tras la primera media hora, en la que sólo algún plano llamativo -el del papel de cocina sobre la sangre- compensaba un montaje malísimo, dejé la película -una comedia entretenida- y me fui a leer una novelita. Creo que otro lector ha comentado que si eso lo hiciera otro director sería ignorado o vapuleado, pero lo cierto es que ya lo hace otro, al que el manchego plagió desde sus inicios. Se llama John Waters, y efectivamente, nunca le darán un Oscar.

Perdonen también por mi rollo.

Juan dijo...

Vaya por delante que no entiendo de cine y tras leer las críticas aquí me siento apabullado. Solo quiero cumplir con mi promesa de comentar el corto tras verlo. Pues bien, quiero empezar diciendo que el tema no me pareció el que dice usted: "el de la liberación de la mujer de derechas". Yo vi una crítica ácida a la hipocresía de la sociedad actual, a la doble moral. Vi una exaltación de la democracia del deseo y del placer. Vi cómo se puede conjugar deseo y placer con posición y poder. No tendré que recordar que hay casos por doquier, incluso algunos muy famosos. ¿Que emplea un lenguaje soez, que es repetitivo, que no tiene imaginación? Puede ser.

Guillermo Pardo dijo...

Juan: Su análisis es más completo que el mío, un simple comentario fundamentado en el anquilosamiento del lenguaje que este director utiliza en su cine. En cuanto a mi referencia a la liberación sexual de la mujer de derechas se basa en la caracterización del personaje como "concejala del partido P-A-P", una alusión bastante directa en mi opinión. En cualquier caso, y dado que una obra de arte admite múltiples enfoques, también admite múltiples interpretaciones. Gracias, de verdad, por la suya. Un abrazo.

Gracias y abrazos también para los demás por sus intervenciones.