sábado, 16 de febrero de 2008

¿De qué poderío somos víctimas?


EN LA TELEVISIÓN


Televisión. De pronto un campo
confuso de gentes, un día
cualquiera.
Si es una guerra, no hay crimen.
Se ve un prisionero. Camina
con paso forzado hacia donde
se concentra alguna milicia
que sin más,
vivir cotidiano,
-no hay pompa- dispara, no avisa.
La figura del prisionero
se doblega, casi caída.
Inmediatamente un anuncio
sigue.
Mercenarias sonrisas
invaden a través de la música.
¿Y el horror, ante nuestra vista,
de la muerte?
Nivel a cero
todo. Todo se trivializa.
Un caos, y no de natura,
va sumergiendo nuestras vidas.
¿De qué poderío nosotros,
inocentes, somos las víctimas?

Jorge Guillén. Y otros poemas. 1973

Fotografía: Centro de rehabilitación de adictos a la heroína. Pakistán, 2001 / James Natchwey

9 comentarios:

Julio Torres dijo...

Do poderío da manipulación da televisión? Sin duda. Non se pode crer a pés puntillas todo o que che din sen contrastalo.

A tv é un arma visual moi potente que hai que ter coidado con ela. Manipular é doada, discernir o engano non tanto. E máis sinxelo deixarse convencer. Aí é onde pecan os televidentes...

Facemos caso e trivializamos os grandes problemas dos demais, sen decatarnos que eses poden ser grandes problemas. Pero que importa. Vivimos nunha sociedade individulista no que o individo prima por diante de calquera necesidade colectiva, e se é de países lonxanos incluso máis....

¿Que clase de persoas nos estamos a convertir? ¿que valores nos inculca unha interesada tv? ¿cara onde nos diriximos? ¿hai algún límite? ¿ou todo vale por ter audiencia? Non penso que todo non vale. Fai falta un límite.

Julio Torres dijo...

E o curioso do caso é que o poema é de 1973.....Hoxe a cousa está pior..........

Jluis dijo...

Somos víctimas de quienes precisan el control tanto como el aíre. Quienes ante la incertidumbre de la libertad de los demás se sienten morir y por ello aprenden a manipular y provocar hastío, pasividad, indefensión... Somos víctimas de su debilidad personal y su fortaleza grupal.

Marta G.Brea dijo...

"El mago hizo un gesto y desapareció el hambre, hizo otro gesto y desapareció la injusticia, hizo otro gesto y se acabo la guerra. El político hizo un gesto y desapareció el mago".
Woody Allen

Impresionante foto de Natchwey! Y el poema y los vídeos no se quedan atrás.

Bsos

entrenomadas dijo...

Me he quedado impresionada por la foto. Es tremenda. El poema además de rotundo y fuerte es un poema necesario.

Besos

Francisco O. Campillo dijo...

He decidido incluir en CAMINANDO una selección de los post que más me gustán. Y he comenzado por éste. Primero, porque me parece excelente (el poema, la foto y la combinación de ambos) y segundo, porque esa idea la aprendí en MIGRAMUNDO ;-)

Alicia dijo...

Somos víctimas del sistema, de la manipulación informativa, del impacto mediático que asola conciencias...
De nosotros depende, sólo de nosotros salir del letargo que atenaza nuestros ojos y nuestra mente.
Despertemos!!
un abrazooooo

Isaac González Toribio dijo...

No, no echemos la culpa a la televisión. Somos libres y gritar bien alto, cada día, con nuestros actos, que el mundo no es el que se ve a través de una pantalla. Si no el mundo que sentimos, el de las pequeñas cosas, el de la paz irrenunciable. No seamos uno más: en la diferencia, en la identidad está nuestro valor. Saludos

Guillermo Pardo dijo...

La televisión también tiene muchas cosas interesantes porque supongo que de lo contrario no la tendríamos o la veríamos menos. A menudo la utilizamos comos instrumento evasor y catalizador de nuestras frustraciones, cuando no para tenernos ocupados y alejar a los niños. La foto de Natchwey es muy cruda, pero también lo es la poesía, de modo que hacen una buena unidad, a mi entender.
Gracias, Francisco. El aprendizaje es recíproco.
Saludos a todos y gracias por vuestras visitas y comentarios.