domingo, 17 de febrero de 2008

De records y gilipolleces

Nunca he entendido muy bien el afán de ciertas personas por ver su nombre inscrito en el Libro Guinness de los Records.
Claro que podría explicarse con el deseo de superar carencias en otros ámbitos, lo que es comprensible, y luego presumir de capacidades superfluas en el bar, lo que es incomprensible.
Nadie es perfecto.
Comprendo que alguien se aprenda el Quijote para recitarlo de memoria porque, aparte de formativo, es un buen antídoto contra el alzhéimer. Pero abrir sandías a cabezazos es, además de neurológicamente doloroso, tan inútil como colocar una docena de huevos sobre una mano y que no se rompan. Más prácticas parecen, sin embargo, las habilidades manuales, que requieren reflejos y gran destreza.
Muchas de esas cosas tienen pinta de gilipolleces, como ilustrar este post con una viñeta sin relación formal con el texto.
Lo dicho: nadie es perfecto.

Vía: Desvariandoando

10 comentarios:

Desesperada dijo...

pues a pesar o precisamente por lo surrealista que es, me encanta el mensaje de la ilustración ajena al post de hoy, jajajajajaja, genial!

Martín Bolívar dijo...

Coincido con el comentario anterior. El mensaje de la ilustración está buenísimo (es actualidad) y los récords complementan el post. Es algo divertido y está bien. Es entretenido.

Nanny Ogg dijo...

Yo tampoco comprendo a quienes se empeñan en batir récords de esos. Algo sacarán con ello,digo yo.

Y tampoco entiendo qué tiene que ver la viñeta con el post pero... ¡es genial! Y en algún sitio había que ponerla ¿no? :D

Marta G.Brea dijo...

Mil gracias, Guillermo, por linkearme!

En la imperfección está la belleza, y colgar en esta entrada este estupendo chiste no es una gilipollez, todo lo contrario.

Yo también cuestiono los récords, pero de todo tipo, no sólo los Guinness, como los de los JJ.OO.. No le veo mucho sentido cuando para conseguirlo, y eso si lo consigues, inviertes todo tu esfuerzo y exprimes tu cuerpo y mente al máximo. Esto mismo es lo que me parece perjudicial para el ser humano.

Un beso.

fernando dijo...

Más que Libro de los REcords yo hablaría de Libro de los Absurdos de Gente Desocupada.

un abrazo.

entrenomadas dijo...

¿Abrir sandías con la cabeza?, ya me duela la mía sólo con imaginármelo.
Aunque también me duele escuchar algunos debates en la tele. A veces me da por pensar que estoy en una realidad pararela informativamente hablando.
Todo un MATRIX de la manipulación informativa.
Pero es que la prensa en Aragón es un desastre con pedigrí, y en algún caso con un siglo de pedigrí.

Esto sí que es de libro Guinness, un siglo haciendo mal periodismo y sigue vendiendo periodicos.

Bicos pingüineros

June Fernández dijo...

Ya, en la línea de Fernando, a mí me fascina que se les ocurran semejantes cosas y dediquen tanto tiempo a ello.

Me sumo a la opinión de que mola la viñeta para un texto que no tiene nada que ver. A mí me ha supuesto leer el post esperando cuándo ibas a hablar del record de propuestas electorales propias de gilipollas o algo así y, en estas épocas, sienta bien no encontrar alusiones a la campaña política.

aná dijo...

El debate electoral, así los vemos: de colores.
Los récords, la llegada a una meta
absurda. Gracias por tu visita. Un saludo.

Axiertxo dijo...

Muchas gracias por el enlace a desvariandoando!

Me alegro mucho de que te hayan gustado los videos.

SObre la viñeta, decir que es de mi compañero jrmora http://www.jrmora.com/ un artista ;-)

Un saludo y enhorabuena por tu blog

Guillermo Pardo dijo...

La verdad es que dudé lo suyo para incluir la viñeta en el post, pero al final me pareció tan disonante que hasta lo vi experimentalmente interesante.
Gracias por vuestras visitas y comentarios.
Axiertxo: Gracias a ti se me encendió la bombilla. Saludos.