lunes, 19 de mayo de 2008

Irak: las empresas ganan la guerra

En 2004, el día antes de que Paul Bremer (ex administrador civil de EE.UU. en Iraq) abandonara Bagdad, aprobó la orden 17, que daba inmunidad a todo el personal contratado en Iraq. De este modo, esta gente no puede ser imputada en Bagdad por sus crímenes, ni puede ser juzgada por las leyes militares (porque son civiles). Ahora en el país árabe, hay 150.000 solados de EE.UU. y 180.000 personas contratadas, que no están regidas por ninguna ley. De éstas, varias miles se dedican a la seguridad privada.

Quien esto afirma, entre otras muchas cosas que erizan la piel, se llama Jeremy Scahill, periodista norteamericano que acaba de presentar en España su libro Blackwater. El auge del ejército mercenario más poderosos del mundo (Ed. Paidós, 2008), en el que da a conocer cómo y quién administra y se beneficia de la guerra en Irak.
Su diagnóstico es demoledor y preocupante: las empresas han ganado, y actúan al margen de la ley. Hacen el trabajo sucio que no hacen los ejércitos, a los que sustituyen en muchas acciones que, seguramente, nunca podrán ser juzgadas por los tribunales internacionales.

Entrevista con Jeremy Scahill en La Vanguardia
Im-Pulso: En Irak hay 100.000 "invasores no uniformados"

7 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En efecto, da mucho miedo que los países democráticos recurran a mercenarios y los protejan en un limbo jurídico. Da mucho miedo.

Félix Soria dijo...

Sí señor, pero Bush anda por Oriente Medio poniendo a Irak como ejemplo de democracia plural en un país de religión islámica.
La invasión es "multiforme":
http://im-pulso.blogspot.com/2006/12/en-irak-hay-100000-invasores-no.html
Un abrazo.

Martín Bolívar dijo...

La entrada es esclarecedora y los comentarios acertados. Mi enhorabuena a al talento y calidad profesional de Guillermo Pardo, porque Migramundo sigue siendo mi página web preferida. Cordiales saludos.

Guillermo Pardo dijo...

Lo de Bush es muy curioso, Félix. Definitivamente, o es tonto o quiere hacernos a los demás. Es un caso patológico digno de disección cerebral y posterior estudio.

Hice el post porque me dio miedo lo que leí, Pedro.

Gracias, Martín. Es un honor.

Saludos y abrazos para todos.

Irreverens dijo...

Pavor es lo que da, a pesar de que todos sabíamos ya que las empresas serían las únicas que saldrían vencedoras de todo esto.

;(

Enric Tomàs dijo...

Hola, soy Enric Tomàs y soy quien hizo la entrevista a Jeremy Scahill en La Vanguardia. Espero que os gustara.
@Guillermo: le pregunté a Scahill algo así como lo que tú dices, es decir, que si Bush es tonto (tal cuál). Me dijo que de apariencia sí e insinuó que es su papel, pero que de tonto no tiene un pelo.
Me pareció fuerte lo que soltó al final, cuando dijo que McCain será peor si gana las elecciones.

Saludos

Guillermo Pardo dijo...

Irre: el pavor se cuece cada día en muchas partes del mundo, y lo trágico es que nos acostamos con él con la misma naturalidad con que nos comemos un yogur.

Enric: Tu entrevista es muy buena. Se ve que la has currado y has logrado, además, muy buenas respuestas, cosa nada fácil en este género periodístico. Lo de la tontería de Bush me lo he preguntado siempre, pero hace tiempo que estoy casi convencido de que es una pose. Después de leer tu comentario ya no hay duda de ello. En efecto, lo de McCain es para echarse a temblar. Y puede ganar, porque de hecho Bush ganó contra pronóstico y cuando ya se había producido un movimiento social contra su política. Confiemos en que esta vez la suerte se ponga del otro lado.
Gracias por tu visita y tu comentario. Un abrazo