viernes, 22 de agosto de 2008

En ese avión viajábamos todos

A todos nos ha afectado en alguna medida el accidente de Barajas porque, al margen de relaciones personales con las víctimas, a todos nos sobrecoge el impacto cercano de la muerte. Cercano porque cualquiera de nosotros podría haber sido pasajero del vuelo JK 5022. Desde luego, lo somos emocionalmente después de la tragedia.
He leído muy buenas reflexiones relacionadas directa e indirectamente con el suceso. Extraigo párrafos de algunas:

"Nadie puede garantizar la seguridad absoluta, por lo que se impone un régimen de prioridades basado en la racionalidad y no en la histeria contagiosa de Bush. Tras el miércoles de dolor en pleno agosto vivido ayer, se ha desplomado la escala de pánicos impuesta por España y Europa con complicidad y secretismo. Comportarse como si Bin Laden viajara en cada vuelo palidece frente a la urgencia de los controles mecánicos...". Matías Vallés

"¿Es realmente necesario retratar a la muerte en primer plano o acosar a los familiares de los fallecidos para conseguir una declaración exclusiva? ¿Es realmente necesario en situaciones donde la intimidad es tan reconfortante?". Gregorio Verdugo

"Un hecho como la tragedia de Barajas de hoy no puede tratarse, al menos no por un periodista, como cualquier otra noticia. Ni siquiera como cualquier otra noticia de sucesos. De hecho, ni siquiera creo que pueda considerarse como una noticia de sucesos". Franesco

"El azar existe, naturalmente, pero a él solo debe recurrirse cuando, previamente y sin lugar a dudas, se han eliminado las causas tasadas e incontrovertibles de los accidentes. El ser humano falla, las máquinas también, pero la seguridad no puede estar al albur del incumplimiento de protocolos". Pierre Miró

"Especialmente vergonzoso fue oír a Magdalena Alvarez, ministra española de Fomento (Transportes) referir en rueda de prensa celebrada a las 11 de la noche que el Gobierno "estaba a la espera" (¡ocho horas después del accidente!) de que Spanair le facilitara la lista de pasajeros del vuelo siniestrado, y que en todo caso, ésta podía consultarse "en la web de Spanair". Tal dejación de responsabilidad por parte de un responsable político resulta, simplemente, asombrosa". Joaquín Pisa

4 comentarios:

Yass dijo...

Vemos reacciones lógicas de solidaridad y empatía con el sufrimiento de las familias, como es lógico y normal y esperado... y así tiene que ser..

Paralelamente, ya acechan los buitres carroñeros, asquerosos seres mediáticos que usan el sufrimiento para sacar beneficio, o simplemente porque tienen la busca del morbo como modo de vida.. una verguenza (especial mencion a lo que hicieron los de "está pasando" de telecinco ayer, que metieron una cámara oculta en el mismo vuelo del accidente, y filmaban a las azafatas llorando al pasar al lado del lugar del accidente, y aun por encima el presentador del programa cabreado porque no se cambió el número del vuelo.. lo acabo de ver en "se lo que hicisteis" y estoy alucinando con lo bajo que puede caer la gente..

Un saludo

cristobal ramirez dijo...

El matiz es que meter una cámara oculta no es periodismo: es una ilegalidad en un país democrático. Pero sí, los periodistas debemos mostrar la realidad como es... sin vulnerar la ley. Incluso hablando con los familiares de las víctimas.

Jack Daniel's dijo...

Gracias por la cita, Guillermo. La verdad es que todo este embrollo me plantea serias dudas éticas sobre el periodismo y su ejercicio.
Hoy Juan Varela, en un magistral artículo en Soitu.es me ha aclarado muchas de ellas.
Te dejo el enlace por si te apetece leerlo.
http://www.soitu.es/soitu/2008/08/22/sociedadcableada/1219404638_680894.html

Alicia M dijo...

Todo un espectáculo vivido en estos días. El día del accidente en una cadena de tv, un periodista"""le daba el pésame a un familiar y ni siquiera había salido la lista de fallecidos. Con esto está todo dicho.
Muy buen post, besos.