viernes, 19 de septiembre de 2008

Don Mariano en el club de la comedia

A poco que se fije uno en los discursos de don Mariano Rajoy, percibirá que "ocurrencia" es palabra muy productiva en su vocabulario.
Este señor es, como mínimo, tan ocurrente como la mayoría de los políticos que nos han tocado en la tómbola de la vida política. He aquí algunos ejemplos.
En la campaña electoral del 2004 dijo, en Canarias, que "un canario es un gallego que vive en la península". Han pasado cinco años y todavía no lo he pillado, yo que soy gallego y, por tanto, cortito de entendederas.
A veces se le enciende la vena patrioteramente lumbrera y lanza originalidades como que los inmigrantes firmen un contrato de integración para garantizar su inmersión en la cultura española, o que no cobren el paro mientras haya españoles obligados a trabajar en el extranjero, aunque en este caso no haya reparado (los ocurrentes también tienen lapsus) en que muchos empresarios no encuentran currantes nativos y en que se paga más allá que aquí por el mismo trabajo e idéntico esfuerzo.
Es tan políticamente brillante que tiene soluciones radicales para todo, como sembrar el país de árboles para controlar el cambio climático, que según su entender debe ser más eficaz que exigir responsabilidades a las industrias. ¡Hombre, don Mariano, no se da cuenta de que así asfixiamos a los pobres arbolitos! Bien pensado, quizá estas ideas no sean de él, sino de su primo, no el badanas, sino el científico.
Hay que reconocer que es un rato chistoso, como cuando dice que habría que hacer una nueva reforma laboral para salir de la crisis. Un chiste viejo, sí, pero a él debe sonarle a nuevo, pese a lo repetitivo.
Es tan inteligentemente fresco que lo imagino en el club de la comedia soltando ocurrencias como que las empresas deben reformar las condiciones de sus directivos, flexibilizar sus salarios e incentivos y sus despidos para evitar más quiebras y eludir las crisis, o que el Estado tiene que regular la actividad bancaria y controlar la usura comisionista.
¡Qué ocurrente estaría don Mariano si se le diese por este tipo de ocurrencias!

Escritos relacionados:

De Vuelta y Media: Rajoy, la vendimia francesa y...
Derribando Muros: ¿Cobrar el desempleo no es para extranjeros?
El blog de Angels Vinuesa: El sr. Rajoy y la vendimia
14 de abril: Rajoy, simplemente Rajoy
Columna de humo: Rajoy no era el hombre
Apuntes de un librepensador: El embrollo de Rajoy
Fernando Berlín: España vuelve al pasado
El blog de José Carlos: Bomberos y pirómanos
Los genoveses,S.A.: Mariano toma la delantera a Cañete
The Blog: ¿Qué quiso decir Rajoy?
Esquirlas de aire: Las rajadas de Rajoy
Ser rizomático: A Mariano Rajoy

11 comentarios:

Manuel Ortiz dijo...

Envidio esa capacidad que tienes como para MR te haga gracia. A mí es que sus ocurrencias me producen ardor de estómago. Necesito beber mucha agua cuando veo a MR por la tele. Otra cosa es que nos riamos por no llorar, algo a lo que, ahí sí, siempre estaré dispuesto.

Saludos.

Guillermo Pardo dijo...

De eso se trata, Manuel, de no llorar. Saludos.

Julio Torres dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Julio Torres dijo...

Guillermiño non se pode dicir máis claro. Quizás so engadiría unha cousa ó que escribiste. Se un día unha gaivota ten a ocurrencia de, con perdón, cagarlle a Mariano desde o cielo, éste vai dicir que é culpa de Zapatero... Menos mal que gaivota -ave carroñeira por antonomasía- non é o símbolo de ningunha asociación ou similar que senón sería para preocuparse. Pero iso so era un supoñer, unha ocurrencia.

O dito, na túa línea, ou sexa ocurrencia e reflexión vencellados á par.

P.D.: Por certo, un tamén debe ser corto porque tampouco entendo o do canario. E mira que levo varios minutos dándolle volta pero nada. Será que é unha comparación para mentes superprivilexiadas...

José Luis dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. Pero lo peor es que no es el único. En el mundo de la política todos andan muy a la par, y ahora mismo, sin pensar mucho, me viene a la mente otro gallego, el amigo Pepiño. Dios los cría y ellos se juntan.

agnóstico apático dijo...

Ay, me he reído mucho... Se te olvidaron los famosos "hilillos".

Saludos.

Félix Soria dijo...

Pese a la abundacia de retórica en la vida política (y cotidiana), Rajoy es el rey... ¡sin duda!

Guillermo Pardo dijo...

Veo que coincidimos todos en nuestras apreciaciones sobre el señor Rajoy, que no merece, pues, más comentario.
Saludos y gracias por la participación.

josecarlos dijo...

Lo puedes decir más alto, pero creo que no más claro.

No sé si nos merecemos un líder de la oposición que ganó el concurso de "torpes con pedigreé" hace unos años.

angels dijo...

Gracias por citarme en tu blog, siempre serás vienvenido en el mio
Un abrazo
Angels Vinuesa

angels dijo...

Quise decir bienvenido , jeje , los duendes del teclado
Angels