domingo, 23 de noviembre de 2008

¡Contad conmigo!

A algunos de mis amigos les gusta disfrutar de un domingo deportivo. Son de esos esforzados de la ruta (¿debo decir también "esforzadas"?) que no desean otra cosa que la llegada del momento para rendirse a la altruista filosofía del barón de Coubertin. Yo, sin embargo, soy un esforzado del sofá.
Pero les animo y les grito: ¡contad conmigo!

2 comentarios:

Aldabra dijo...

Siempre es bueno ser esforzado en algo aunque lo del sofá, apreciado Guillermo, no es muy recomendable, te lo digo en serio.

Deberías plantearte abandonarlo. Hace años que practico ejercicio con regularidad y ha sido beneficioso: me permite tener en raya el stress, me pone de buen humor, consigo que me digan "estás muy bien para tu edad" (lo que quiere decir que ya tengo una edad respetable, es decir, madurita) con el menor daño moral posible... je je je... y más cosas...

¿qué tal el padel ahora que está tan de moda?

biquiños,

Guillermo Pardo dijo...

Hago deporte con frecuencia, pero ese domingo, lluvioso y tristón, no me apetecía. Algunos de mis amigos se subieron a la bicicleta y ¡a pedalear! Yo los animé, claro. Besos.