martes, 24 de febrero de 2009

Fábula del señuelo convertido en pato

Una vez dos pardillos se fueron de caza a otra cacería sin los adecuados pertrechos ni las precauciones debidas.
La jornada cinegética daba buenos resultados. Tanto que no se hablaba de otra cosa en el país de los pardillos. Se cobraban piezas de calado y otras de menor entidad que, sumadas, amenazaban con dejar despoblado el coto.
Había que amañar con urgencia una solución para desviar los tiros y poner punto final a tanta escabechina. Los monteros mayores de la segunda cacería pensaron entonces que había llegado el momento de cazar al cazador y ajustaron el punto de mira.
Utilizando a los pardillos como señuelos lograron alejar la perdigonada, le hicieron pupa a uno y al otro lo dejaron tan herido que no podrá volver a cazar en determinados cotos.
He aquí, pues, cómo el señuelo acabó convertido en pato, el bronce en oro, lo secundario en principal.
Mientras tanto, de la primera cacería apenas se tienen noticias. Sólo se sabe que los monteros de la segunda mantienen el dedo en el gatillo.
Moraleja: dedícate a la pesca.

4 comentarios:

Aldabra dijo...

un texto muy currado por todos esos enlaces y muy divertido.

te faltó añadir:
"y este cuento se acabó"

bicos,

Anónimo dijo...

bueno,quizá hay que recordar que alguien ha dimitido no??, La politica es una caca, pero los hay de peor clase, digo yo !! al cesar lo que es del cesar.

entrenomadas dijo...

Desde luego es tremendo que se quede en segundo plano lo que realmente importa, como bien dices.
Pero es que a mí me importa mucho esa asquerosa imagen de España cañi y bisoña al más puro estilo de "Los santos inocentes" y que esa cacería haya servido para dejar, a uno con la tensión mordida y al otro con cara de aspirina pringada, me alegra mucho.
La próxima vez que se reúnan en un karaoke o en un todo a cien, o en un centro de ganchillo y macramé.

Y sí, estaría bien volver al debate inicial. Sólo que no creo que se haga, no aquí. Ya hay doscientas noticias nuevas empujando para ser diluidas ipsofactamente.

Hala, I said.

Bicos,

M

Guillermo Pardo dijo...

El cuento, Aldabra, acaba de empezar, más bien.
Claro que alguien ha dimitido, pero esa es arena de otro post. Y hasta donde yo recuerdo, en toda la historia de la democracia sólo han dimitido tres ministros: Asunción, Bono y Bermejo. Los tres socialistas.
El post jugaba con otras cosas, como la manipulación grosera de la realidad. Por ejemplo.

Gracias por vuestras opiniones. Saludos y besos.