sábado, 7 de marzo de 2009

Africanos

Nadie como ellos conoce el valor de la tierra, cuyos jirones malnutren su vigor de titanes.
De esa savia obtienen el jugo de su honor, el néctar de su bondad, el alimento de su fortaleza vital.
Pueblo de lágrimas robadas, de esperanza insepulta e innato orgullo. Pueblo. Cenizas sobre arena, polvo sin estrellas, barcos sin mar.
Africanos. Espíritus puros en almas blancas. Viajeros de ensortijado lenguaje en cuyos corazones pugnan suspiros de vida sedientos de luz, hambrientos de justicia.
Africanos.

10 comentarios:

emma dijo...

Poema del pueblo kuba de Congo sobre la vida y la muerte:

No hay aguja sin punta penetrante
No hay navaja sin hoja afilada
La muerte llega a nosotros de muchas formas.
Con nuestros pies andamos por la tierra del chivo
Con nuestras manos tocamos el cielo de Dios
Algún día futuro, en el calor del mediodía,
seré llevado en hombros
a través del pueblo de los muertos
Cuando muera, no me entierren bajo los árboles del bosque,
le temo a sus espinas.
Cuando muera, no me entierren bajo los árboles del bosque,
le temo al agua que gotea.
Entiérrenme bajo los grandes árboles umbrosos del mercado
Quiero escuchar los tambores tocando
Quiero sentir los pies de los que bailan.

Un abrazo(esto es mío..)

Anónimo dijo...

Me ha gustado la semblanza. Me he transportado al "asturianos de braveza" de nuestro Miguel Hernández:
...labrados como la tierra
y airosos como las alas...
...y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas...
Salud, colega.
Pierre Miró

Francisco O. Campillo dijo...

Todos somos africanos. No es ninguna figura retórica. Allí nació nuestra especie, lo que pasa es que algunos se han olvidado de que somos emigrantes ;-)

Y tu post nos da pistas, porque a ese olvido se suma la desconexión con la Tierra de la que no hace tanto formábamos parte.

¡¡¡ Excelente post !!!

entrenomadas dijo...

"Viajeros de ensortijado lenguaje".

Bellísimo y sobrecogedor.

Kisses,

M

Hipolitta dijo...

Aplausos por recordarlos.

A veces parecería que África desapareció del mundo, tan ocupados, como estamos, en disimular que existe.

Elena dijo...

Y así son, Guillermo, bien dicho y en bello lenguaje. Aquí malgastamos las lágrimas y ellos sólo las usan cuando la tristeza lo merece. Un abrazo.

Aldabra dijo...

Un sentido y profundo homenaje a esos hombres luchadores.

La imagen le aporta al texto muchísima fuerza.

Biquiños.

Mónica Pérez dijo...

Hola,

perdón por poner esto aquí, puede borrarlo una vez leído.

Solo quería que supiera de la existencia del directorio de blogs directorio-de-blogs.net, donde usted puede dar a conocer su blog totalmente gratis.

Saludos,
Mónica

Guillermo Pardo dijo...

Gracias, Emma, por el poema del pueblo kuba. Y a ti, Pierre, por traer a Miguel Hernández, tan olvidado...
Gracias a todos por comprender.
Abrazos colectivos.

Virginia dijo...

La foto es impresionante y ¡el texto...! Un post magnífico :)
Saludos