jueves, 9 de abril de 2009

Prehistóricos

No es cierto que haya primeros, segundos ni terceros mundos. Hay un único mundo en cuyo espejismo vivimos como una pompa de jabón en un tambor de detergente.
La Naturaleza se encarga de pinchar el globo de nuestro estado de inopia para devolvernos a la cruda realidad, esa que nos convierte a los habitantes del llamado primer mundo en desesperados del tercero.
Porque los que lloran su desgracia en Italia son los mismos angustiados e impotentes que imploran al cielo en Sudán, en Perú o en Cachemira.
La cólera de la madre Tierra nos devuelve a la prehistoria de la que nunca hemos salido, para recordarnos que no somos más que un ínfimo punto en la infinitud del tiempo, sino suspiros de un big bang que se apaga en las cenizas de su senectud.
Las fotos de este post corresponden a sendos terremotos. ¿Cuál es el de Italia, cuál el de Paquistán?
Lo único que nos diferencia a unos de otros, a los primeros de los terceros, de los quintos o los sextos, dentro de la prehistoria común en que vivimos, es la capacidad de respuesta ante la desgracia.
Y no es poco. Para mayor injusticia.

5 comentarios:

Juan dijo...

De acuerdo en todo lo que dices pero... La capacidad de respuesta ante la desgracia depende mucho de la localización de la misma y resulta más fácil responder en Italia que en Sudán, entre otras cosas por la "capacidad de riqueza" de unas zonas y otras.

Aldabra dijo...

Un terremoto es una desgracia inimaginable, una tristeza sin fin porque hay huellas que jamás podrán borrarse en todas esas personas que lo han vivido y que lo están sufriendo...

Ahora lo que ya es inaguantable es que un "mindungui con menos sesera que un mosquito" venga y les diga que estén tranquilos, que se imaginen que están de camping, ya que no les falta de nada...

Me quedé fría cuando escuché las declaraciones ¿Se puede ser más insensible?

biquiños.

Aldabra dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=8GbNOpBVW3M

biquiños,

emma dijo...

Las víctimas del terremoto pueden estar tranquilas: el Papa les ha enviado 500 huevos de Pascua como detalle...
Sin comentarios.
Un saludo

Guillermo Pardo dijo...

Juan: Creo que decimos lo mismo.
Aldabra: Lo de Berlusconi es vergonzoso.
Emma: Los huevos no reconfortan, pero alimentan. En fin...

Gracias y saludos.