jueves, 7 de mayo de 2009

Don Quijote en el Sáhara

Imagen tomada de www.bubisher.com

Por una visita a mi bitácora me entero de la existencia de un proyecto solidario que desconocía: se llama Bubisher y no pretende cambiar el mundo, sino ayudar a conocerlo y a comprenderlo.
La idea que lo hizo posible surgió en un colegio de Marín (Pontevedra), cuyos alumnos se plantearon un buen día revalorizar su esfuerzo y enviar un cargamento de audífonos a los niños del Sáhara. Puedo imaginarme a los sorditos poniendo cara de estrella de mar al escuchar sonidos cotidianos hasta entonces imperceptibles para ellos.
Aquellos alumnos gallegos debieron conmoverse tanto como me conmovería yo y decidieron convertirse en bibliotecarios de sus hermanos saharauis.
Gracias a esa inaciativa también puedo imaginarme a don Quijote a lomos de un camello, a Peter Pan en la isla de Crusoe o a Silver John ocultando su tesoro en el Ártico.
La imaginación es patrimonio humano. Y Bubisher la fomenta.

3 comentarios:

Francisco O. Campillo dijo...

Hoy se han unido la sensibilidad de los promotores de BUBISHER con la del editor de MIGRAMUNDO. No es mala mezcla ;-)

Y como le dijo Sancho a don Quijote ante tanta promesa incumplida:

"Más vale un toma, que dos te daré"

Un abrazo solidario.

entrenomadas dijo...

Guillermo,
una preciosidad de historia.
Me la quedo...

Kisses(desmaquillados con agua del Ebro)

K,

M

Aldabra dijo...

una historia fantástica, gracias.
bicos.