martes, 30 de junio de 2009

Esencialmente los mismos

Leo en Lo que más abunda es la mentira que un médico de familia inglés comenzó una conferencia sobre conflicto generacional con la cita de cuatro frases.
Después de leerlas parece claro que, al menos en algunos aspectos, el ser humano no ha cambiado mucho. La juventud sigue siendo hoy para algunos tan malograda, insoportable, mal educada y ociosa como lo era hace 2.000 años. Y eso pese a que los recursos sociales y educativos son hoy infinitamente superiores a los de aquellos tiempos. ¿Dónde puede estar, entonces, el "fallo"? Utilizo este sustantivo porque muchas personas creen que la sociedad actual "falla" al educar a sus jóvenes. ¿Fallaban, entonces, también las de Sócrates y Hesíodo.
Francamente, no lo creo. Sobre todo teniendo en cuenta, contrariamente a lo que hoy ocurre, que la base de su educación era filosófica, en el sentido clásico del término. Cada juventud es propia de un momento. Ni mejor ni peor, simplemente distinto. La sustancia de que estamos hechos sigue siendo, sin embargo, la misma. Esencialmente la misma.

4 comentarios:

Martín Bolívar dijo...

Los asesinatos a causa de las guerras siguen siendo igual que desde el momento en que Caín mató a su hermano Abel. Es decir que seguimos siendo los mismos desde siempre, lamentablemente, como reflexiona este post.

Aldabra dijo...

increíble y muy curioso.
bicos,

entrenomadas dijo...

Si al leer las frases y el final del texto yo me he quedado helada, imagino los asistentes al acto.

Creo que el análisis es bueno, pero tengo alguna objeción al mismo.
Todo esto me sirve para explicar algunas cosas sobre los adolescentes, pero no para razonar otras.

Sin duda el efecto de las palabras del doctor fue acertada, pero....


Kisses,

Marta

Guillermo Pardo dijo...

Nada es definitivo, Marta, ni concluyente. Afortunadamente.

Martín: No tengo claro que debamos lamentarnos por ser "los mismos". Es que la esencia del hombre no puede cambiar, de lo contrario seríamos otra cosa.

Gracias por vuestras opiniones. Abrazos