lunes, 21 de diciembre de 2009

¿Inspiró Carl Sagan a Íker Jiménez? Wyoming tiene la respuesta

Circula por ahí un vídeo que recoge parte de uno de esos programas pseudodemoníacocientíficos que hace Íker Jiménez en Cuatro, en el que, según se escucha, el periodista dice que lo inspiró Carl Sagan para hacer "La nave del misterio".
Me gustaría saber lo que diría Sagan si lo escuchase, aunque supongo que, correcto y educado él, mostraría la misma actitud condescendiente adoptó Amenábar, invitado de Jiménez, tras escuchar semejante petulancia.
Me quedaré sin saber por boca del propio Sagan lo que piensa de sus inspirados, pero me queda el gusto de imaginarme que ha inspirado a Wyoming para responderle.

4 comentarios:

Aldabra dijo...

Iker tiene cara de listo, ¿será una serendipia de esas?

biquiños,

Guillermo Pardo dijo...

Y bien extraña, por cierto.
Biquiños.

Anónimo dijo...

Juan Ignacio Cirac, premio principe de asturias de la ciencia, Dr. Antonio Rosas descubridor Grupo Sanguineo del neanderthal, Manuel Martin Loeches director neurociencia cognitiva univ. Complutenese, Jean Clottes presidente Unesco patrimonio arte rupestre mundial,Alfredo Tiemblo, catedrático de física y presidente durante una década del colegio del ilustre colegio de físicos...

¿ Estos son espíritus y alucinados? ¿ Estos son fantasmas?
Son colaboradores de los más recientes y que han aparecido muchas veces.

Está muy bien opinar de un programa y creer que siempre cuenta lo mismo. Y no verlo ni saber de qué va. Hacer el caldo gordo a humoristas que, tampoco lo ven y creen saber de qué va. Porque entonces, ¿ que pintan estos señores allí y muchso más colaboradores habituales de este rango?

Lo siento, en Cuarto Milenio hay temas que no me gustan y temas, como científico, que me gustan mucho. Pero lo veo. Y Iker es un gran comunicador. Y en Prime time no veo otros programas donde salgan los "fantasmas y aparecidos antes mencionados" en nuestra querida tv. Y, creo, solo porque lo he visto, que por lo menos iker se ha leído y bien leido Cosmos, el Cometa, El mundo y sus demonios y Contact. Algunos de los que le critican aquí, seguro que no.

Pero claro si hablais de oídas, de lo que os dicen, sin verlo, nunca lo averiguaréis.
Poco escepticismo en el proceso de juzgar un programa. Repito ¿ estos fantasmas e incultos habituales del programa del Sr. Jimenez ? ¿ Son menos científicos que vosotros?

Max Webos dijo...

Para el señor anónimo: yo soy una de las personas que a menudo ven este programa, estrictamente por el interés antropológico que me suscitan muchos de los fenómenos tratados (algunos hasta son curiosos e interesantes en sí mismos, para qué voy a negarlo). Desde el primer día de emisión, escuché Milenio 3 en la SER con asiduidad, y sólo al cabo de unos años me cansé de su ambientación barroquista y exagerada, y el recurso cada vez más frecuente a psicofonías y fraudes que llevan varias décadas desacreditados, como las Caras de Bélmez (la gente se olvida de que eran fraudes y se devuelven a la agenda pública con propósitos comerciales, algo muy habitual en el mundo del ''misterio''). Cuarto Milenio también lo veo muy a menudo, aunque reconozco que no soy un fiel seguidor. Tal vez soy parte de su audiencia porque me encanta discutir con la tele o la radio, por eso mismo oigo la Cope, me compro El Mundo de vez en cuando o me meto en páginas de todo el espectro político que se me ocurre.

Y lo malo de Iker, a menudo, no es lo que cuenta (hay que reconocer que frecuentemente, elige o le eligen muy buenos temas), sino cómo lo cuenta. Con la boca pequeña, en ese programa siempre te dicen que tienes que formarte tu propia opinión, pero te predisponen, con los recursos narrativos a su alcance, a que vayas por el lado mistérico y ''rarológico'', no remitiéndote a la ciencia de turno (en el caso de los Ovnis, ramas como la física o la óptica), sino a ''himbestigadores multidisciplinares'' que saben de todo y de nada, al estilo Jiménez del Oso (RIP...aunque en su defensa hay que decir que, al menos de psiquiatría, el tío sabía bastante, no como de otros fenómenos que ''estudiaba''). A Iker le importa que las cosas sean raras y espectaculares, y si puede vender sobre ellas en los libros de ''Archivos del Misterio'' o similares, bienvenido sea. El método científico y la divulgación con cierto rigor en ese sentido son algo secundario por lo que nunca hay que sacrificar un espectáculo pirotécnico de efectos sonoros, recreaciones estremecedoras y escenarios lúgubres.

Claro que también tiene invitados de calidad, nadie se lo niega, y esa gente cuenta su verdad en la medida de lo posible. Sólo por eso, Cuarto Milenio merece más respeto que el 90% de los espacios televisivos actuales. Eso si, visto con CAUTELA y CONTRASTE DE LA INFORMACIÓN, dos cosas de las que a menudo Iker se olvida, no sé si por falta de profesionalidad, de espíritu crítico o sencillamente por interés crematístico y de audiencia.

Y ahora, permítame una pregunta: ¿es Iker más científico que personas como Mauricio Scharwz (véase el blog ''El Retorno de los Charlatanes''), que han desmontado sobradamente y con argumentos falsables varios de sus fraudes?

Los grandes nombres que lleva a veces a su programa no bastan para convertirlo en un espacio de divulgación científica, sigue siendo, principalmente, ciencia ficción, y es poco honrado, o al menos ingenuo por su parte no aceptarlo de inicio. Además, no creo que esos grandes nombres hayan ido a apoyar sus tésis idiotizantes sobre la autenticidad de las caras de Bélmez o los ''fantasmas gigantes'' de Navalperal de Pinares. Y si lo han hecho, el apelativo de ''grandes'' les viene...muy grande.

Y ahora le pregunto: ¿tiene más argumentos, o va a seguir utilizando los grandes nombres como escudo? ¿me va a insultar también a mí y a decirme que si no me leo las obras que me recomienda soy un inculto, ignorando las que yo haya podido leerme?. Tranquilo, si espera que le saque el catálogo para marcar paquete, va listo: no pienso hacerlo, que lo haya leído cada uno debe brillar en sus palabras y comprensión, no en su currículum lector.

Un saludo cordial (pese al tono ácido de mi intervención) a Don Anónimo y a los lectores de este blog (especialmente a su autor, a quien deseo muchas fuerzas para seguir encarando 2010 con contenidos interesantes).