jueves, 7 de enero de 2010

Realmente maltratados

Mientras el mundo mediático pierde el sentido del ridículo intentando convencernos de lo mal que trataron en la cuna escandinava de la socialdemocracia a López de Uralde y a sus compañeros de Greenpeace detenidos, sin ánimo de incordiar ni ofender, modestamente desvío mi particular objetivo hacia los realmente maltratados en algunas cunas de la dictadura mundial o por acciones más propias de autócratas que de demócratas:

- Los presos en Guantánamo sin Justicia que les asista ni cámara que los enfoque.
- Ahmed Alnasiri, Brahim Dahane, Yahdih Ettarouzi, Saleh Labihi, Dakja Lashgar, Rachid Sghir y Ali Salem Tamek, presos de conciencia saharauis detenidos por las autoridades marroquíes el 8 de octubre por ejercer su derecho a expresarse sobre el futuro político del Sáhara.
- Liu Xiaboo, acusado de incitar a la subversión contra el Estado chino y firmante de la Carta 08, una propuesta de reforma en China para el respeto de los derechos humanos.
- Suu Kyi, opositora al régimen birmano y Premio Nobel de la Paz, a quien arrestan cada vez que queda en libertad, quizá porque no hay periodistas del "mundo libre" esperándola en la puerta de la cárcel.

Son sólo algunos ejemplos. ¿Queda alguna cámara disponible?

2 comentarios:

Félix Soria dijo...

Francamente, Guillermo, una "mierda" no justifica ninguna otra. Mucho menos cuando se trata de un país como Dinamarca, que alardea de "civilidad".
Es cierto que hay casos peores que conviene recordar, pero eso no resta "ascos" a la actitud de las autoridades ejecutivas y judiciales de la "admirada" administración escandinava, que además de haberse negado a escarbar en el asesinato de Olof Palme sus sociedades viven desde hace ya un par de decenios por encima de sus posibilidades económicas reales gracias a "mierdas" como Ikea... cuyas prácticas "productivas" y comerciales merecen condenas igual o más contudentes que las de la gran banca trasnacional.
Escandinavia no es sinónimo de utopía.
En Dinamarca, por ejemplo, no hay atención sanitaria universal, cosa que en la pobre España sí existe, aunque no lo valoremos como merece... mas este es otro "problema".
Lo que han hecho con el director de Greenpeace España no tiene justificación, ni paliativos. Es vergonzoso.
¡Imagina lo que harían con un ecologista venezolano, cubano, chino o indio!
Saludos.

Guillermo Pardo dijo...

No va por ese lado mi post, Félix. Me limito a constatar un hecho:la desmesurada atención mediática que se presta a un suceso que si hubiese sido protagonizado por personas social y políticamente menos relevantes no habría tenido la repercusión que tiene. Un ejemplo próximo:

http://blogs.rtve.es/vicenteromero/2010/1/5/las-verguenzas-caritas

Eso, al margen del trato policial y judicial que se les haya dispensado a los los detenidos, desde luego criticable. Como bien dices, ese es otro "problema". Apertas.