martes, 4 de mayo de 2010

De lujos antitéticos

Si el horno no está para bollos,
tampoco debería estarlo para tiramisúes.

1 comentario:

Aldabra dijo...

las antípodas... el tenerlo casi todo y el no tener apenas nada.

bicos,