lunes, 24 de mayo de 2010

Por los que no pueden, pero aún pueden

Hace unos días tuve ocasión de conocer a Raúl. Fue gracias a la televisión, que a veces también tiene cosas que valen la pena. Como Raúl.
Raúl tiene aspecto de buena persona, como la mayoría de nosotros. Me causó una profunda impresión conocerlo, saber de él y de sus circunstancias, que no son como las de la mayoría de nosotros. Las suyas sólo son similares a las de otras 4.000 personas, que es el número de enfermos de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) reconocido en España.
Pero Raúl, en realidad, es como yo. Un tipo inteligente, voluntarioso, tenaz, curioso y con ganas de vivir. De esto último sabe mucho más que yo, que como la mayoría de los que nos creemos sanos y a salvo pensamos que ciertas cosas no nos ocurrirán nunca porque no encontramos razones para que nos ocurran, señal de que no vivimos sobrados de humildad.
Quizá Raúl haya pensado lo mismo en algún momento de su vida. Hasta que se topó con ELA, una puñetera que llega sin avisar, se te instala en el sistema nervioso, te paraliza el cuerpo y te mata con la misma indiferencia con que se sacrifica un pollo para la cena.
Ella le hace la vida casi imposible, pero él no se arredra. Quizá no pueda vencerla, pero le hace frente y le va ganando pequeñas y conmovedoras batallas. El blog que a duras penas escribe Raúl es una de ellas. Lo llama "Ya no puedo pero... ¡AÚN PUEDO!" Así, con mayúsculas.
Un grito de valor y de guerra, pero también una advertencia tanto para esa maldita con nombre de cantante de jazz como para quienes cotidianamente vivimos como inocentes supermanes.
Gracias a Raúl y a los Raúles que ya no pueden, pero que se esfuerzan por poder. Su trabajo es una garantía para nosotros y una victoria menos para las causas del sufrimiento.

3 comentarios:

Yassin dijo...

Es una enfermedad terrible que causa mucho sufrimiento.. todo mi apoyo y mi solidaridad con quien la sufre.

RAÚL dijo...

Gracias por tus palabras, por todo lo que dices. Son este tipo de cosas las que me hacen luchar, las que me hacen seguir hacía adelante para que cada vez sea más gente la que conozca la ELA.

Me alegro de que te hayan parecido interesantes todas mi sugerencias en el documental. En mi blog también hay mucho material que quizá sirva para mucha gente, espero que te agrade: http://yanopuedoperoaunpuedo.blogspot.com/2010/05/recuerdos-eurovisivos-chiquititos-pero.html

Y ahora te dejo porque me canso mucho. Raúl

Aldabra dijo...

las personas como Raúl, luchadoras y con ganas de vivir, son un ejemplo para todos, que deberíamos dar un palo en la boca (frase repetida mucho por nuestros abuelos y padres... yo también se lo digo mucho a mi hija) cuando nos quejamos por verdaderas tonterías.

biquiños,