viernes, 11 de marzo de 2011

Examen paródico a propósito de un "momento de ofuscación"

En un país muy remoto había una vez un lugar muy lejano de nombre Madrid, donde vivía un niño llamado José Ignacio Echeverría que de mayor quería ser ministro de transportes de su comunidad.
Un día en el cole, la profe, sabedora de las aspiraciones del bachiller, lo llamó al encerado para examinarlo:
-A ver, Iñaki Echeverría, venga aquí.
-Sí, señorita Espe.
Iñaki se catapultó del pupitre muy ufano y, haciendo burlas a sus envidiosos compañeros, que lo consideraban el enchufado de doña Espe, se plantó en la tarima en un santiamén.
-Dime, Ignacito, ¿qué es un coche?-, le preguntó ella en tono doctrinal.
-Hum... Una cosa con cuatro ruedas-, respondió el sabido alumno.
-Muy bien. ¿Y un autobús?
-¿Un coche más grande?-, medio afirmó José Ignacio Echeverría.
-Bueno, pongamos que sí-, admitió la profe.
-¿Y un metro, Ignacito, qué es un metro?
-Hum... Un metro es esa cosa que usa mi mamá para medir la tela con que me hace los pantalones, ¿no?
-Sí, sí, muy bien, ¿pero sabrías decirme que más cosas puede ser un metro?
-Hum, bueno, hum... ¡un metro!
-Eso ya me lo has dicho, pero qué más.
-Este..., pues..., no sé...
-Bueno, no te preocupes, llegarás lejos. ¿Y sabrías decirme lo que es un metrobús?
-¿Un qué, seño? ¡Eso no existe, que se lo digo yo!
-Tranquilo, todos podemos equivocarnos y tener momentos de ofuscación. Les ocurre incluso a los consejeros de transporte, a lo que algún día llegarás.
-A ver, y ahora un poco de gramática. ¿De dónde viene la palabra metro?
-Huy, un metro es un metro y viene de "eme", "e", "te", "r" y "o".
-Vas muy bien, Iñaquín. Sigue así, hijo. ¿Y bus, de dónde viene bus?
-¿De burro, seño?
-¡Burro es lo que tú eres, so belloto! ¡Ven aquí y dame esa oreja, que te la voy a poner como la bandera del Japón!
-¡No, señorita Espe, no!
-Ven aquí, que te voy a enseñar como se les enseña a los militantes del Frente Popular de Judea. ¡Y da gracias a dios de que no te voy a hacer lo que al final le promete el centurión a ese subversivo pintamuros!

3 comentarios:

Nicolás dijo...

No lo utilizan. No saben lo qué es ni para que sirve. Ni tan siquiera si existe.

Guillermo Pardo dijo...

Que no lo utilizan y que no saben que existe ha quedado claro. Saludos.

Aldabra dijo...

¡Que bien te ha quedado y que bien lo has contado! ¡y cuanto me divertiría si no fuera porque la casta de Iñakito es la misma casta de los políticos que nos gobierna!

Yo no sé, no conduzco.

No conduzco pero me duermo al volante. Pero eso sí, estoy en contra del botellón.

Me ofusco pero le puede pasar a cualquiera

Y así nos luce el pelo.
Penoso
¿Por quién votar?

Biquiños,