martes, 12 de junio de 2007

¿Eres blogoadicto?

¿Tu familia no te llama y sabe que respiras porque ve movimiento en tu blog?, ¿Te presentas como periodista ciudadano?, ¿Consideras la posibilidad de bautizar a tu hijo como Genbeta?
Si eso es así y observas algunos otros síntomas sospechosos, es posible que te hayas convertido en un blogoadicto. Manuel Almeida desgrana en Mangas Verdes la sintomatología al completo. Un consejo: vacúnate.

2 comentarios:

Nacho dijo...

La mejor opción es tomarse de vez en cuando unas vacaciones en el blog, para no caer en la adicción absoluta. Yo no lo toco desde hace 10 días y me está dando una visión diferente de todo esto.

Saludos compañero y pronto nos veremos en el trabajo.

Guillermo Pardo dijo...

Pues sí, tiene algo de adicción esto, pero nada que no se cure con una buenas vacaciones, como dices. Saludos. Nos vemos pronto.