martes, 14 de agosto de 2007

Marlboro para niños

Sólo hay una cosa de la película Ratatouille que no me gusta: la publicidad previa.
Antes del comienzo de la proyección, con la sala atestada de niños se pasan dos anuncios de Burger's King y Foster's Hollywood. Me quedé estupefacto y por un momento temí que luego apareciese el vaquero de Marlboro a lomos de su brillante ruano. ¿Por qué no?, pensé. ¿Qué diferencia hay entre comer aditivos y adictivos, y fumarlos?
En una progresión de imágenes mentales, como en la sucesión de fotogramas fílmicos, imaginé a las autoridades sanitarias pisoteando, rabiosos, sus programas escolares alimentarios con fruta, verdura y pescado; a los padres, angustiados por el aspecto cada vez más grasiento de sus retoños; a los retoños, cada vez más satisfechos de engullir chatarra aderezada con potentes sabores artificiales, y a los chatarreros, rollizamente felices por alimentar sus ya orondas rentas y contribuir al desarrollo del mundo civilizado y de sus futuras generaciones de líderes. (Permítaseme un inciso para levantarme mientras suena el himno de los Estados Unidos de América).
Todo está calculado: la salida del cine desemboca en las terrazas de las multinacionales. No hay escapatoria. Tras esperar sentados a unas mesas cutres, de cutres servicios que uno mismo debe limpiar para luego servirse después de guardar cola, llegan las cajas con los menús: bebida, unas grasientas chips (chispas sería más apropiado) en un no menos engrasado envoltorio, un petit suisse y algo que llaman pollo, pero que recuerda la ceniza fosilizada del Marlboro que mató de cáncer al vaquero. El supuesto trozo de supuesta ave se presenta rebozado en una masa de color gris que al contacto con los dientes se desmenuza como una hogaza secada al sol.
Me alegré de no tener hijos.

Comida basura: definición
Cuanta más televisión, más basura
Alternativas sanas
Informe Consumer
Vídeo: ¿Deseas una ración de mentiras en el menú?

11 comentarios:

Viguetana dijo...

Por cierto, ¿has visto Fast Food Nation? ¿Y Supersize Me?
Al menos los mismos norteamericanos se dan cuenta de lo mal que lo están/estamos haciendo...

Ah, ¿y te gustó Ratatouille? ¡¡Es que a mí me encantó!!
:-)
Petonets

Guillermo Pardo dijo...

No, no he visto las dos primeras, pero si Ratatouille, y como a ti, me ha encantado. Saludos.

Guillermo Pardo dijo...

Por cierto, Viguetana, esta película va precisamente sobre el buen gusto por la buena comida. Las ratas comen lo que encuentran, pero una de ellas tiene un olfato y un gusto especial que la llevan a interesarse por la buena cocina. Luego enseñará a las demás ratas que la "comida basura" no es digna siquiera de los de su especie. A mí me parece muy apropiada para los amantes de la "fast food". Saludos de nuevo.

Una mujer desesperada dijo...

aún no la he visto, la peli... la comida basura es otro tema. me parece acertada la comparación entre nicotina y superburgers.... yo también me alegro de no tener hijos.

entrenomadas dijo...

Pues no tenia ni idea de esta pelicula.
Y sobre lo de la hamburguesa y la comida basura no se si decir algo.
Soy vegetariana hace muchos años y cuando veo esa imagen que tan bien has descrito de la hamburguesa me dan arcadas.
Al final y por lo que dices de la peli la contradicción es la norma.
Algo así como "si no puedes ganar al enemigo unete a el". La publicidad contrarresta el tema de la peli para que nadie piense demasiado tras ver el film y asi todos vuelvan a las andadas de comer basura otra vez.

Repugnante.

PD: Perdona, estoy en un teclado sin acentos y con todo cambiado.
Sorry.

cristobal ramirez dijo...

Eso os pasa por ver cine, una de las drogas de la sociedad actual

Eifonso Lagares dijo...

Muy buena la comparación tabaco - comida basura. Es muy cierto que en las salidas de los cines venden esa comida basura, pero también en la salida de los colegios y por desgracia muchos padres no dan importancia a este tema. Saludos

Makiavelo dijo...

Hola Migramundo, hoy festivo lo dedico a las visitas.

Lo que viene de los americanos, dificilmente es gratuito, aunque sea para niños, y una película para tiernos infantes como ésta y como la de los simpsons, viene a compañada de toda una planificación mediática muy bien orquestada. Y nada mejor que la comida, y empezar desde abajo, cuando esas mentes pensantes están en proceso de aprendizaje.
Para ellos todo es lícito, al niño hay que enseñarle a comer, a mal comer, y después lo que haga falta.
Donde está el negocio, el businessman, pierde la conciencia. Su lema: todo por la patria, todo por el money, todo les vale. Mientras antes empiece el futuro consumidor a consumir mierda mejor, antes nos llenaremos el bolsillo. ¡Patético!

Un saludo.

Viguetana dijo...

Pues sí, Guillermo, tienes razón. Ratatouille trata justo de todo lo contrario a la Fast Food.
De todos modos, si puedes ver las otras dos pelis, no dejes de hacerlo.
Besos

Guillermo Pardo dijo...

A los que no hayáis visto la película, os la recomiendo. Vale la pena. Y si tenéis hijos, sobrinos, nietos y demás tropa, llevadlos: quizá aprendan algo de las ratas.
Saludos y gracias a todos.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.