viernes, 24 de agosto de 2007

Terrorismo emocional

Creo que vivir es dar un paso más. Tomar aire, alimentarse con él, expulsarlo y volver a empezar. Y así hasta que concluya el ciclo.
También es abrir la ventana, mirar al cielo y pintar un color más en la sonrisa del arco iris de cada día: tu color.
Pero bien es verdad que si uno no se conforma con eso siempre puede recurrir al terrorismo emocional para colocar bombas de afecto en los corazones. Muchas víctimas dictarán condenas de gratitud eterna.
Puede que para querer vivir se necesite no sólo un motivo, sino un buen motivo. Una mano tendida, un te quiero, un beso de tu hijo, el azul del mar, la brisa en el aliento del amor, un susurro de ánimo, un abrazo a escondidas, la sonrisa de una mariposa... A todos nos motiva algo o alguien. Cada día. Quizá sólo un instante…
Me pregunto qué motivará a Nick.

Vía Con Aroma de Café

4 comentarios:

Martín Bolívar dijo...

El vídeo me estremeció. En el remate final del texto se entiende el titular, el terrorismo emocional. Vivir es lo que le motiva a Nick. Impresionante. Todavía no me he recuperado del shock y tengo una confusión de ideas. Pero el post, magnífico. Sin palabras.

vitruvia dijo...

Querer es poder.

Viguetana dijo...

Sin duda, cuanto más fácil lo tenemos, más nos complicamos la vida con preocupaciones absurdas.
si todos usáramos nuestra indudable capacidad para salvar obstáculos... otro gallo cantaría.
Increíble, este chico, Nick.

Petons

Guillermo Pardo dijo...

También a mí me ha impresionado la entereza de Nick y su determinación por seguir adelante. Ayer le hablé de él a un amigo en horas bajas que cree que la piedra que se ha interpuesto en su camino lo hace el más desgraciado del mundo. En fin, somos humanos. Saludos.

Bienvenida de nuevo, Vitruvia. Disculpa, pero no puedo estar completamente de acuerdo contigo porque no siempre "querer es poder". Yo quisiera ser muchas cosas que no puedo. Eso no me hace desgraciado, pero es un hecho constatable. En mí y en cualquiera, supongo. Un beso.