sábado, 10 de noviembre de 2007

"El chaval que es feliz no agrede"

Transcribo parte de la entrevista a Mariasum Olano Larrabaster, directora del colegio Zamakola de Bilbao y premio del Ministerio de Educación de prácticas de convivencia, efectuada por el compañero Miguel Ascón y publicada hoy en La Voz de Galicia.

-Las agresiones entre alumnos están de plena actualidad. ¿Es un problema nuevo o siempre ha existido?
-Ha habido siempre, pero ahora somos más sensibles. Es como el maltrato a la mujer. No me creo que haya más, pero ahora estamos más sensibilizados. Antes te enterabas de lo que ocurría en tu pueblo, pero ahora sabes lo que pasa en Galicia, en Almería y hasta en Finlandia.
-¿Qué se debe hacer con el agresor?
-Educarlo. Hay que hacer programas serios de intervención y trabajar con el agresor porque es un chaval que sufre. El que es feliz no agrede.
-Las nuevas tecnologías han servido para generalizar el conocimiento de estos casos. ¿Cree que ha sido positiva la difusión de las imágenes de lo ocurrido en Boiro?
-Creo que no se deberían haber emitido porque en la educación los malos ejemplos, como el de Boiro, son muy peligrosos. Una cosa es que se dé la noticia y otra que se llegue a lo morboso. Además, este tipo de cosas asustan a los padres y les hacen ver acoso y violencia donde no hay. Creo que habría que mostrar más las buenas prácticas, los buenos modelos.

[+] La Voz de Galicia

6 comentarios:

James Joyce dijo...

Yo también creo que ahora hay mayor relevancia, pero ha existido siempre. Lo que pasa es que antes era considerado "más normal" que los hombres pegaran a las mujeres y los chiquillos más fuertes a los más débiles.

Saludos

Desesperada dijo...

es una interesante reflexión. como dice james, ahora todo tiene más difusión, aunque esas cosas siempre sucedieron. lo jodido es que no usemos la repercusión de la sociedad de la información para paliar esos comportamientos, sino para convertirlos en un espectáculo morboso.

June Fernández dijo...

A riesgo de parecer pesada, no puedo evitar ligar este debate al de la masculinidad. A los hombres se les vende desde pequeño dos cosas: por un lado, en la televisión ven modelos de hombres violentos constantemente. Por otro lado, se les convence de que la violencia es un recurso cuyo uso está legitimado para todo tipo de cosas absurdas como defender el honor.

Un hombre tiene interiorizado que si llaman puta a su madre es un buen motivo para soltar una hostia. Una mujer no. Creo que la mayoría de violencias son fruto de esa educación desigual y de esos valores masculinos que son un peligro tanto para las mujeres como para los propios hombres.

Por cierto, me parece muy acertado el comentario de la entrevistada de que no es sólo que se denuncie o se visibilice más, sino que somos testigos directos de lo que ocurre en todo el mundo, así que lo percbimos como más frecuente.

Alicia dijo...

Yo difiero con eso de que "el niño feliz no agrede". Pues claro que agrede, que chorrada. Estoy con June, se inculcan ideas, valores y roles preestablecidos. El niño con una educación sexista se le educa para ser "macho, valiente, potente,etc" y si es sensible o empático se le tildará como homosexual.
Veo fundamental la educación como pilar básico de cualquier sociedad.Y una parte importantísima son estos temas.
Un abrazo desde Lápices.

Guillermo Pardo dijo...

También estoy contigo, Alicia, en que ser feliz no sirve de antídoto contra la violencia, pero, y ahí es donde creo que la entrevistada quería incidir, mitiga los efectos violentos. Yo añadiría que incluso los elimina en gran parte de los casos. Alguien satisfecho con su vida no necesita, generalmente, imponer un criterio de forma violenta. Lo negocia. Eso es lo que no hace, en general, el infeliz. El infeliz violento, añado.

No creo que seas pesada por insistir, June. La misma relación la aprecio yo, y si traigo el tema a colación es precisamente por eso, porque su asociación con las conductas violentas, que, como dicen James y Deses, ahora son mucho más visibles que hace unos años y nos tienen mucho más sensibilizados.

Saludos para todos.

Martín Bolívar dijo...

Cuando se dice que el nino feliz no agrede, quiero interpretar, que si recibe carino no siente la necesidad de la violencia. Recomiendo buscar en Internet inteligencia emocional.