miércoles, 30 de abril de 2008

Saramago y la flor más grande del mundo

¿Y si las historias para niños fueran de lectura obligatoria para adultos? ¿Serían realmente capaces de aprender aquello que llevamos tanto tiempo enseñando?

Estas palabras pertenecen a José Saramago y están extraídas del corto de animación A flor máis grande do mundo, dirigido por Juan Pablo Echeverry para la productora gallega Continental, sobre un cuento del escritor portugués.
Saramago siempre se declaró pesimista, pero para mí el relato rebosa optimismo, impresión que quizá se asienta en la percepción de que, en el fondo, queremos que las cosas tengan siempre el mejor final posible.

[Vía: Trafegando ronseis]

4 comentarios:

Irreverens dijo...

¡Qué rabia! Se me corta el vídeo cada dos por tres... otro día lo veo.

Jo, es que lo del pesimismo tiene su intríngulis, la verdad. Yo me declaro más bien pesimista pero en cambio la gente que me conoce siempre me dicen que soy la alegría de la huerta. Así que...
:)

Un bico

Melissa González dijo...

Ay, Guillermo, yo le regalaré sentido del humor... pero si supieras lo que tengo que aguantar... ;-)

Y en cuanto a Saramago, no leí el relato, aunque imagino que me gustará. Lo único que leí de este hombre fue Ensayo sobre la ceguera y me gustó mucho...

¡Buen puente!

Julio Torres dijo...

Interesantes preguntas ás de Saramago.

Un saúdo desde Sanxenxo
Carpe Diem

Aldabra dijo...

Es un cuento precioso... a mí me rechiflan los libros de cuentos, algunos de mis amigos lo saben y entonces me los regalan... Congo me regaló hace algún tiempo este libro y tengo el corto en casa para ver, que me lo prestó una amiga.

bicos,
Aldabra