sábado, 3 de mayo de 2008

A fin de cuentas

A fin de cuentas contamos para caer en la cuenta de que algún día saldremos de cuentas.
Contamos cuentos que no vienen a cuento porque no tenemos nada nuevo que contar, pero contamos para acumular cuentas cuyo cuento es el nunca acabar.
Contamos con que nos cuenten la verdad, aunque a fin de cuentas sólo queremos que nos cuenten lo que no queremos volver a contar.
Cuento con que un día la memoria se me olvide de contar, pues no hay mayor cuento que sentir aquello que no se quiere contar.

6 comentarios:

Jluis dijo...

Iba a decir algo, pero la verdad es que no viene a cuento compadre.

Un abrzo

Julio Torres dijo...

Contar contos tamén conta, aínda que os contadores non os conten. Se non os contaramos mal conto sería. So é cuestión de facer contas.

Un saúdo, amigo
Carpe Diem

entrenomadas dijo...

Sí, acabo de caer en la cuenta de que debo dejar de acumular cuentos que no quiero escuchar.
Ahora el problema es cómo conseguirlo.
Vaya problema para ser lunes, con lo perezosa que soy...


Bacci,
M

Isaac González Toribio dijo...

Contar y no parar... Qué despilfarro, contar por contar!
saludos

Waiting for Godot dijo...

Sin palabras, genial. Besos.

Aldabra dijo...

a fin de cuentas, esta vida es todo cuento y los cuentos, cuentos son...

me gustan más tus textos literarios que periodísticos, disfrutos más con ellos aunque también agradezco los primeros para mantenerme un tanto informada...

es un placer leerte

bicos,
Aldabra