domingo, 24 de agosto de 2008

Mascotas, esos afortunados "niños"

El título del post lo dice todo. Que cada cual lo tome con buen humor y, si lo desea, añada lo que quiera.
Buen domingo.

4 comentarios:

Alicia M dijo...

Para mear y no echar gota...ajjajaja

Aldabra dijo...

Una comparación acertada en muchos casos. Claro que las mascotas tienen más ventajas ¡donde va parar!:

- tienen menos años de vida que una personita que crece y crece y crece.

- se pueden abandonar en cualquier momento (no está bien pero muchos lo hacen).

- para que no se escapen de nuestros cuidados y desvelos se llevan bien atadas en corto.

- y sobre todo, no hablan (aunque a veces con sus ojillos lo dicen todo).

Quede claro que estas reflexiones jocosas están escritas con todo el respeto hacia los hijos (yo quiero mucho a mi hija) y hacia las mascotas (tengo dos tortugas ¿cuienta?).

Biquiños,
Aldabra

p.d.: Genial tu forma de decir tanto en una sólo línea.

Guillermo Pardo dijo...

He oído decir a muchas personas que las mascotas no piden nada a cambio de lo mucho que dan... Cuidarlas ya exige mucho, en mi opinión, y un grado de compromiso que muchas personas no tienen, sino no abandonarían a tantas.

Saludos. Gracias y besos.

entrenomadas dijo...

Ese gato es un desgraciado, nada más estúpido que humanizarlos. Lo digo porque a veces yo cometo ese error. Los momentos mejores para Ada, mi perra y para Silbo, Estrella, Whisky y Erin, los gatos, es justo cuando vamos al campo, a las montañas.
Mucho antes de llegar empiezan a olfatear el aire, se despiertan del letargo y son auténticos animales, una delicia. Todo lo contrario a cuando estamos en casa enroscados en el sofá.
Pedazo de tonta la señora del vídeo.

Besotes,

M