jueves, 12 de febrero de 2009

¿Cómo nacieron los cronopios?

El gran Julio Cortázar, de cuya muerte se cumple hoy un cuarto de siglo, cuenta al no menos grande, en otro ámbito, Joaquín Soler Serrano en su programa "A fondo", de Televisión Española, cómo nacieron los cronopios, "personajes indefinibles, una especie de globos [...] que andaban por ahí, pululaban", sobre cuya génesis e interpretación se escribieron ríos de tinta. Algunos contaminantes.

Vía Trafegando ronseis

Haga como si estuviera en su casa

"Una esperanza se hizo una casa y le puso una baldosa que decía: Bienvenidos los que llegan a este hogar.
Un fama se hizo una casa y no le puso mayormente baldosas.
Un cronopio se hizo una casa y siguiendo la costumbre puso en el porche diversas baldosas que compró o hizo fabricar. Las baldosas estaban colocadas de manera que se las pudiera leer en orden. La primera decía: Bienvenidos los que llegan a este hogar. La segunda decía: La casa es chica, pero el corazón es grande. La tercera decía: La presencia del huésped es suave como el césped. La cuarta decía: Somos pobres de verdad, pero no de voluntad. La quinta decía: Este cartel anula todos los anteriores. Rajá, perro.

Julio Cortázar. Historias de cronopios y de famas (1962)

1 comentario:

Aldabra dijo...

1962, nací con los cronopios.
¡que suerte!

bicos.