miércoles, 13 de mayo de 2009

Por un debate sobre el estado de la sociedad

El llamado "debate sobre el estado de la nación" es un sinsentido monumental del que sólo los partidos políticos obtienen ventajas electorales y mediáticas. ¿De qué, si no, hablan hoy los medios de comunicación?
Carece de sentido tener Parlamento y Senado y proponer un "debate sobre el estado de la nación" porque si la esencia de éste es discutir en torno a la marcha del país, ¿sobre qué se discute durante el resto del año en ambas instituciones?
El "debate sobre el estado de la nación" es una forma de infravalorar las funciones del Parlamento y del Senado, un circo político con grandes rendimientos mediáticos que en nada contribuye a solucionar aquello para lo que supuestamente tendría que servir. ¿Acaso es necesario un "debate" para que el Gobierno dé a conocer nuevas medidas contra la crisis? ¿No son suficientes las sesiones parlamentarias para que los demás grupos políticos expresen sus posiciones?
No, no es necesario un "debate sobre el estado de la nación", sino un "debate sobre el estado de los políticos" que nos ayude a comprender por qué el poder es tan atractivo y corrosivo, por qué se ha convertido el noble arte de la política en un deleznable artificio, por qué no se exige nota de corte alta para acceder a la elevada representación electoral, por qué el aparato partidario ampara al corrupto y repudia al juez, por qué el indigno tiene que gozar de la condición de aforado si al criminal se le exige presentarse ante el juez de inmediato...
Bien pensado, quizá no sería suficiente con un "debate sobre el estado de los políticos". Quizá es más necesario que nunca un "debate sobre el estado de la sociedad".

Relacionados:
Im-Pulso: Debate Zapatero-Rajoy: presos del dinero evaporado
La huella digital: Harto del no debate
Testigo accidental: Sin vencedor y con derrotados

3 comentarios:

Manuel Ortiz dijo...

Estás diciendo con otras palabras lo que digo yo mañana en mi artículo mensual en 'Libro de notas'. De manera que no puedo estar más de acuerdo.

Guillermo Pardo dijo...

Me alegro de que coincidamos en nuestros puntos de vista, que no son, en realidad, más que otra manera (sana) de ver cosas demasiado "evidentes". Saludos.

julio dijo...

Típico de la politica desinteresada de hacer politica pensando en los ciudadanos.Se ha hecho un deporte criticar al otro apoyandose en la mediatización y concentrandose en matar la imagen del otro para engrandecerse y muchas veces lo logran.